Eugène Carrière
La familia del pintor

La familia del pintor
Eugène Carrière (1849-1906)
La familia del pintor
1893
Óleo sobre lienzo
Alt. 125,5; Anch. 221,5 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

La famille du peintre [La familia del pintor]


Este cuadro resume a su vez la vida y la obra de Eugène Carrière. En un inmenso retrato de familia, el pintor reúne sus temas de predilección: la niñez, la maternidad, la figura humana. Solo la parte derecha se deja libre, abriendo una perspectiva sobre los elementos lejanos de un salón. La composición, original, sin afectación, alinea, como en un friso, seis rostros todos girados hacia el espectador sin intentar fingir una conversación o cualquier ocupación. Por su formato monumental, este lienzo ha de compararse con los grandes retratos de grupo procedentes de la tradición holandesa del siglo XVII.

En gran parte, la obra de Carrière representa a sus allegados. Su primer envío al Salón, en 1879, también fue su primer éxito: el retrato de su esposa y de su primera hija (Maternidad, Aviñón, museo Calvet). Escasas veces la vida privada de un artista habrá alimentado hasta este punto su trabajo.
Encontramos en este retrato la esposa de Carrière, Sophie (1855-1922), así como sus hijos con, de izquierda a derecha, Nelly (1886-1971), Lucie (1889-1959), Jean René (1888-1982), Marguerite (1882-1964) y Elise (1878-1968). Cada uno de los rostros concentra la personalidad del modelo, dejando al cuerpo una función segundaria. Aquí la crítica que su formuló con frecuencia con respecto a Carrière fue de jugar con el difuminado, la niebla o el humo para disimular imperfecciones no se justifica. Un periodista del Journal des débats dijo a propósito de este cuadro: "Parece más bien que tras haber sólidamente construido y magistralmente modelado sus figuras, borre y difumine para quitar a su dibujo lo que tuviese de inútilmente afirmativo o de brutal". Esta ponderación de las formas y de los colores proporciona al retrato su dulzura y, contra la voluntad de fijar un momento, lo devuelve a la fugacidad del tiempo.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter