Vincent van Gogh
La iglesia de Auvers-sur-Oise

La iglesia de Auvers-sur-Oise, vista del presbiterio
Vincent van Gogh (1853-1890)
La iglesia de Auvers-sur-Oise, vista del presbiterio
Junio de 1890
Óleo sobre lienzo
Alt. 94; Anch. 74 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

L'église d'Auvers-sur-Oise, vue du chevet [La iglesia de Auvers-sur-Oise, vista del presbiterio]


Tras su estancia en el sur de Francia, en Arles y después en el hospital psiquiátrico de Saint-Rémy de Provence, Vincent van Gogh se instala en Auvers-sur-Oise, pueblo en los alrededores de París. Su hermano Théo, preocupado por su salud, le hace consultar al doctor Gachet, también pintor, quien acepta ocuparse de él. Durante los dos meses que transcurren entre su llegada a Auvers el 21 de mayo de 1890 y su muerte el 29 de julio, el artista realiza unos setenta cuadros, o sea, más de uno por día, y numerosos dibujos. Este cuadro es el único que Vincent van Gogh dedica a la iglesia de Auvers. Esta iglesia, construida en el siglo XIII en el primer estilo gótico, rodeada por dos capillas romanas, se convierte bajo el pincel del artista en un monumento flamígero que parece a punto de dislocarse ante la presión ejercida por el suelo y los dos caminos que la encierran. Si se compara este cuadro con las Catedrales de Claude Monet, pintadas poco después, se mide la distancia que separa el planteamiento de van Gogh del de los impresionistas: al contrario de Monet, no busca dar la impresión de los juegos de luz sobre el monumento. Aun cuando se reconoce la iglesia, más que proponer al espectador una imagen fiel de la realidad, el cuadro ofrece una forma de "expresión" de ésta. Los medios plásticos utilizados por van Gogh anuncian el trabajo de los fauves y de los pintores expresionistas.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter