Alexandre Charpentier
La Modista

La Modista
Alexandre Charpentier (1856-1909)
La Modista
1898
Óleo sobre lienzo
Alt. 145; Anch. 97 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Gérard Blot

La Modiste [La Modista]


El gran formato y la pintura sobre lienzo son inhabituales en la obra de Charpentier. Partiendo de ello, cabe interrogarse sobre el destino de La modista y tener la tentación de relacionarlo con un proyecto al que tres de los amigos de Charpentier colaboraron.

En 1896, Roger Marx toma la iniciativa, apoyado por el ministerio de Instrucción pública, de difundir en los colegios públicos estampas realizadas por artistas de renombre. Espera de este modo "desarrollar la educación artística de las masas", programa elaborado por Paul Desjardin y su Unión para la acción moral.
Se entregan tres carteles en julio de 1896: Alsacia de Etienne Moreau-Nélaton, El Invierno de Henri Rivière y La Caperucita roja de Adolphe Willette. No parece que se haya comunicado ninguna consigna y nada se opone para que el tema de Charpentier se integre en este conjunto discordante.
A favor de esta hipótesis, podemos observar la presencia, en el no1 de octubre de 1896 de la revista Le Livre Vert, dos anuncios: uno para la serie de litografías En Zelandia de Charpentier, estilísticamente muy cerca de La modista, y otro para los tres carteles de las "Imágenes para la Escuela y para decorar las habitaciones de niños". El mismo editor, L'Estampe originale, sigue ambos proyectos: los autores podían pues fácilmente coincidir.

El objetivo pedagógico de La modista parece confirmado, además de la presencia del título, por la manera con la que Charpentier representa a esta mujer trabajando. Desprende una felicidad simple y tranquila, que procede de la búsqueda de la perfección en el cumplimiento de su tarea.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter