Louis Welden Hawkins
La torre Eiffel

La torre Eiffel
Louis Welden Hawkins (1849-1910)
La torre Eiffel
Tras 1889
Óleo sobre lienzo
Alt. 55; Anch. 45 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Franck Raux

La tour Eiffel [La torre Eiffel]


Construida con motivo de la Exposición Universal de 1889, la torre Eiffel fascinó de inmediato a los artistas. A partir de 1888, Seurat dedica una obra puntillista a esta torre, entonces inacabada. En el transcurso de los siguientes años, el aduanero Rousseau, Signac, Bonnard o Utrillo, también pintan la torre, cada uno a su manera.

Hawkins instaló su caballete en la explanada del antiguo Palacio del Trocadero, construido para la Exposición Universal de 1878. El primer plano está ocupado por la espalda de una estatua en bronce de Falguière que simboliza Asia. Esta escultura se encuentra en la actualidad en la explanada de la entrada del museo de Orsay, junto a otras alegorías de los continentes que decoraron la explanada del Palacio del Trocadero, hasta su destrucción, en 1937. En cuanto a la torre Eiffel, invade el ángulo derecho del cuadro. Sus pies están cortados, así como sus plantas superiores. El cielo azul, el espacio urbano (de los muelles del Sena hasta los edificios de la Escuela militar), forman el tras fondo de esta obra, con un enfoque original, cercano de la fotografía.

Hawkins, nacido de padre inglés y de madre austriaca, aprende su arte en Francia. Tras haberse relacionado, en los años 1890, con los simbolistas, al final del siglo y después de 1900, se convierte al impresionismo tardío, fórmula que tiene entonces un gran éxito internacional y ofrece asímismo valiosas salidas comerciales. Además del enfoque, el uso libre de los colores - en particular para la estatua, tratada en amplias pinceladas amarillas, anaranjadas y azules – proporciona al cuadro un estilo pseudo-moderno que goza de los favores de todos los salones europeos de la época.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter