James Tissot
El Círculo de la rue Royale

El Círculo de la rue Royale
James Tissot (1836-1902)
El Círculo de la rue Royale
1868
Óleo sobre lienzo
Alt. 174,5; Anch. 280 cm.
© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt


El Círculo de la rue Royale (detalle)
El Círculo de la rue Royale (detalle)
El Círculo de la rue Royale (detalle)
El Círculo de la rue Royale (detalle)

Le Cercle de la rue Royale [El Círculo de la rue Royale]


Este imponente retrato de grupo encargado a Tissot a finales del Segundo Imperio, nos permite adentrarnos en la intimidad del Círculo de la calle Royale, club masculino fundado en 1852. Cada uno de los doce modelos abonó 1000 francos para su realización, debiéndose designar al propietario final por sorteo. Fue el barón Hottinger, sentado en la derecha en el sofá, el que lo consiguió. El cuadro se mantuvo en su familia, hasta su adquisición por el museo de Orsay. Entre las personalidades notables del grupo se encuentran el marqués de Galliffet, futuro oponente feroz de la Comuna de 1871, en la derecha con el codo apoyado en la butaca en la que se encuentra sentado el príncipe Edmond-Melchior de Polignac. De pie en la extremidad derecha se encuentra Charles Haas, del que se inspirará Marcel Proust, años más tarde, para el personaje de Swann en En busca del tiempo perdido.

Hijo de un comerciante de moda y de una modista, Tissot siempre ha dedicado una atención particular a la indumentaria, en su pintura. El Círculo de la rue Royale le ofrece todas las oportunidades de expresar este interés y demostrar una extremada precisión, que parece querer rivalizar con la fotografía. Trajes y accesorios, resueltos con muchos detalles, dan fe de los gustos de la aristocracia, en los años 1860, a la vez que recuerdan el estatuto social de estos hombres, captados en un marco prestigioso.
La escena está ambientada, en efecto, en uno de los balcones del hotel de Coislin, que domina todavía en la actualidad la plaza de la Concorde. Coche simón y paseantes, que percibimos detrás de la balaustrada, plasman la animación de la plaza, mientras que por encima de los árboles se distinguen los tejados del Palacio de la Industria, construido para la Exposición Universal de 1855, hoy desaparecido.

Como solía hacerlo, Tissot parece querer actuar en diferentes registros, mezclando varias referencias artísticas. Sigue fiel a la lección de Ingres, cercano a los futuros impresionistas, y se libera de la tradición francesa, situando este retrato de grupo en el exterior, a la manera de las conversation pieces británicas.
Ejemplo de mayor relevancia de la modernidad de Tissot, emblemático del ambiente intelectual y mundano de la época, esta obra participa en el reconocimiento del joven pintor que se afirma como uno de los retratistas más talentosos de su generación.

Les personnalités représentées dans le Cercle de la rue Royale de Tissot




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter