Winslow Homer
Noche de verano

Noche de verano
Winslow Homer (1836-1910)
Noche de verano
1890
Óleo sobre lienzo
Alt. 76,7; Anch. 102 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Nuit d'été [Noche de verano]


Winslow Homer comienza como reportero dibujante, durante la guerra de Secesión, antes de pintar escenas que describen el cotidiano del ejército y del mundo rural, con la precisión naturalista que dominaba entonces la pintura americana. Tras una estancia en París, Homer adopta un tiempo la paleta impresionista. Más tarde encontrará su marca definitiva, entre realismo y simbolismo. Noche de verano, expresa perfectamente esta síntesis, y puede ser considerada a este título, como una de las primeras obras maestras de un arte americano todavía en búsqueda de identidad.

Este nocturno, situado a orillas del océano, trasciende la observación de la realidad por un sentido agudo de la poesía y del misterio. El claroscuro baña las formas de incertidumbre, mientras que las siluetas fantasmagóricas de ambas mujeres bailan en la ribera. Pese a que aquí sea posible y verosímil citar el recuerdo de las Olas de Courbet, el lirismo, con tonalidades de misticismo, expresado por Homer contribuye a la edificación de un sentimiento de la naturaleza, propiamente americano.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter