Eugène Carrière
Paul Verlaine

Paul Verlaine
Eugène Carrière (1849-1906)
Paul Verlaine
1891
Óleo sobre lienzo
Alt. 61; Anch. 51 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Paul Verlaine


En los años 1880 y 1890, Carrière realizó retratos intimistas de personalidades con quienes se relacionaba en los círculos simbolistas, los medios políticos de izquierda o el mundo literario. De modo que pintó al novelista Alphonse Daudet en 1891, o Paul Verlaine, cuya obra pero también la personalidad atormentada, fueron muy importantes para la generación de los artistas simbolistas.

Carrière conoció a Verlaine en el hospital Broussais en 1890, y la leyenda quiere que tan sólo hubiera tenido una única sesión de pose, para este retrato. El rostro que surge como una máscara o una cabeza de expresión, es una característica de los "retratos psicológicos" de Carrière, y, lejos de los retratos mundanos u oficiales, traduce el genio atormentado de su modelo. La indeterminación de los fondos oscuros en los que resalta el rostro y a veces las manos de los modelos, han justificado acercamientos estilísticos con la escultura contemporánea de Medardo Rosso y lo "inacabado" de Auguste Rodin.

El retrato de Paul Verlaine es uno de los retratos más famosos de Carrière. Fue mostrado varias veces en vida del pintor, en París y en Bruselas. Carrière se lo había dado y dedicado a Verlaine – la dedicatoria se puede leer abajo a la izquierda del cuadro "al poeta Verlaine, Eugène Carrière", y este a su vez le dedicó, a cambio, un soneto publicado en sus Obras Póstumas. El cuadro fue ampliamente difundido en grabado, por el impresor Lemercié, tras la muerte del poeta, que ocurrió en 1896.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter