Paul Cézanne
El jarrón azul

El jarrón azul
Paul Cézanne (1839-1906)
El jarrón azul
1889-1890
Óleo sobre lienzo
Alt. 61; W. 50 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

El jarrón azul


Más que a la representación de flores abiertas, Cézanne se interesa aquí por la modulación del color. Una vez más, el tema está utilizado para servir una de las principales preocupaciones del artista: el estudio de la incidencia de la luz sobre los objetos y las variaciones de colores que produce.

La aparente simplicidad y la sobriedad de esta pintura están muy alejadas de la exuberancia y de la riqueza que podemos encontrar en las composiciones florales de Renoir. El espacio está construido mediante un hábil juego de líneas verticales y horizontales y por un justo reparto de los volúmenes, mientras que la armonía de conjunto se obtiene gracias al sutil empleo de diferentes azules. La composición está centrada precisamente en el jarrón colocado encima de la mesa.
Cerca de diez años antes, en Auvers-sur-Oise, Cézanne ya había pintado varios ramos de flores, pero añade un elemento nuevo: manzanas, que se destacan por su color y que evocan los bodegones con fruta, mucho más frecuentes en su obra que los cuadros florales. El artista hubiese declarado a Gasquet: "En cuanto a las flores, he renunciado a ellas. Se marchitan enseguida. La fruta es más fiel". De modo que este lienzo se encuentra así enriquecido por la asociación de dos temas al que debió su título anteriormente de Flores y fruta.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter