Paul Signac
La boya roja

La boya roja
Paul Signac (1863-1935)
La boya roja
1895
Óleo sobre lienzo
Alt. 81; Anch. 65 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

La bouée rouge [La boya roja]


Paul Signac, apasionado por la navegación, ha pintado con frecuencia los frentes de mar y los puertos, aquí el de Saint-Tropez que descubrió tres años antes, a bordo de su yate el Olympia. Por aquel entonces era un pequeño puerto de pesca, pronto concurrido por numerosos pintores, Cross, Matisse, Derain o Marquet, antes de convertirse en centro turístico y mundano.

El agua azulada ocupa la mayor parte de la superficie pictórica, pero los reflejos de las casas anaranjadas, acuden para reducir su extensión. Situada en primer plano, la boya roja anaranjada, focaliza la mirada, zanjando obviamente en el azul claro del puerto, tanto por sus valores oscuros, como por el contraste de los colores complementarios.

Con el neo-impresionismo, un impresionismo científico, ya no se trata de entregar la espontaneidad de la primera impresión. Signac no trabaja directamente con el motivo, sino en taller, a partir de estudios realizados del natural. En La boya roja, la técnica sigue divisionista, pero se aleja del neo-impresionismo estricto.
Thadée Natanson, redactor de La Revue Blanche, hablando de Signac, declaró: "Logra una agudeza de los coloridos, luminosa y vibrante, junto con una ingenuidad de composición maravillosamente hábil para llenar un cuadro, que inspiran la admiración; respira la serenidad".




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter