Camille Pissarro
El Sena y el Louvre

El Sena y el Louvre
Camille Pissarro (1830-1903)
El Sena y el Louvre
1903
Óleo sobre lienzo
Alt. 46; Anch. 55
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

La Seine et le Louvre [El Sena y el Louvre]


A partir de 1893, Camille Pissarro desatiende casi totalmente los motivos rurales que formaban la mayoría de su obra. Se dedica de ahora en adelante a la representación de lugares urbanos: París, Rouen, Le Havre o Dieppe.
El pintor prefiere variar los temas y no estudia, como lo ha hecho Monet, las variaciones atmosféricas en un mismo motivo. Cuando comienza su serie dedicada a París, en 1893, elige primero vistas en las que se apresura la muchedumbre: inmediaciones de la estación de Saint-Lazare, bulevares, y más tarde el jardín de las Tuileries. Orientándose luego hacia zonas menos concurridas, pinta un conjunto de cuadros con el Sena y el Louvre, del que forma parte este lienzo. El cielo y el agua toman una nueva relevancia en el arte de Pissarro, a lo largo de los diez últimos años de su vida, y parece interesarse más que antes por la observación de la luz.

En este lienzo pintado el año anterior a la muerte del artista, la paleta transcribe con una gran sutileza la atmósfera de un día de invierno, con luz suave. Observada desde la segunda planta de una casa de la plaza Dauphine, la vista muestra en el primer plano la extremidad de la placeta del Vert-Galant (el Verde Galán, apodo de Enrique IV) el Sena atravesado por el puente de las Artes y la perspectiva del Louvre. La composición está muy construida con las líneas estrictas que forman el Louvre, el puente de las Artes y los contornos de la placeta. Sin embargo, la leve niebla que rodea el paisaje, difumina la rigidez que hubiera podido desprenderse de dicha construcción. A partir de esta misma ventana, Pissarro ejecuta cerca de treinta lienzos entre 1900 y 1903.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter