Octave Penguilly L'Haridon
Los pastores, van a Belén

Los pastores, guiados por la estrella, van a Belén
Octave Penguilly L'Haridon (1811-1870)
Los pastores, guiados por la estrella, van a Belén
1863
Óleo sobre lienzo
Alt. 70; Anch. 120 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Les bergers, conduits par l'étoile, se rendent à Bethléem [Los pastores, guiados por la estrella, van a Belén]


Presente en los cimacios oficiales desde 1835, Penguilly-L'Haridon fue recompensado en varias ocasiones, por sus numerosas evocaciones históricas, mitológicas y religiosas. El artista prueba con muchos más temas también, sin dudar en alejarse de los principios académicos tradicionales. Cuando presenta, en el Salón de 1859 un paisaje titulado Las pequeñas gaviotas (Rennes, museo de bellas artes), el tema, la composición y los colores rompen resueltamente con los cánones establecidos.

Un poco más tarde, Los Pastores, guiados por la estrella, van a Belén, renuevan también la iconografía tradicional, en lo que Penguilly L'Haridon participa en un movimiento iniciado por los pintores prerrafaelitas ingleses. Para dicho propósito, actualiza como estos el tema bíblico. Ahora, los pastores son beduinos contemporáneos acompañados por sus famélicos perros y el lugar santo hacia donde van no es más que una aldea en medio del desierto, señalada solamente por la estrella que la domina.
Esta iconografía procedente de las imágenes de la vida contemporánea, vehiculada por la fotografía y por publicaciones ilustradas, cada vez más numerosas, se integra en una delicada composición. Las casas blancas y grises están agazapadas al pie de montañas que el sol poniente tinta de rosa y anaranjado. La tonalidad general de este Oriente renovado parece ya anunciar aquella del Aduanero Rousseau (1844-1910) y de su Gitana dormida (1897, Nueva York, The Museum of Modern Art).




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter