Marie Bashkirtseff
Un meeting

Un meeting
Marie Bashkirtseff (1860-1884)
Un meeting
1884
Óleo sobre lienzo
Alt. 193; Anch. 177 cm
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Jean Schormans

Un meeting


Cuando se expone Un meeting en el Salón de 1884, la acogida del público y de la prensa es elogiosa. Pero este éxito está lejos de satisfacer a Marie Bashkirtseff que se enrabia por no recibir ninguna medalla. En su Diario escribe: "Estoy indignada [...]. Porque al fin y al cabo se han recompensado cosas relativamente malas" o también "Ya no puede haber nada para mí. Soy un ser incompleto, humillado, acabado". Segura de su talento, denuncia lo que le parece ser una injusticia, pero también expresa un miedo: el de ser olvidada. Marie entonces sólo tiene veinte años y se sabe ya condenada por la tuberculosis – fallece el 31 de octubre del mismo año -. "Quedar como una gran artista", esto es una de las obsesiones de la joven que eligió ser pintora, en una época en la que la Escuela de Bellas Artes sigue todavía reservada a los hombres.

Marie Bashkirtseff adopta aquí la vena naturalista de Bastien-Lepage (1848-1884), a quien admira, pero transpone al ámbito urbano, como su contemporáneo Fernand Pelez (1848-1913), los temas de su mentor. No desatiende ningún detalle en lo que se aparenta a una escena costumbrista. Seis chicos jóvenes, con expresiones y gestos captados con agudeza, forman un círculo alrededor de un objeto difícil de identificar, tema probable de su confrontación. Su ropa desgastada indica que proceden de las clases populares - la empalizada de madera, los graffiti y los carteles arrancados intensifican esta impresión -. Sus batas muestran que se trata de escolares; estamos a comienzos de los años 1880 y las leyes Ferry habían instaurado la enseñanza laica, gratuita y obligatoria.
La artista no introduce ninguna dimensión social en su obra. Aristócrata de origen ruso, enfoca a estos niños con una mirada distante y no hace más que repetir un estereotipo conveniente para la burguesía.
Sin embargo, podemos interrogarnos sobre el título del cuadro y la presencia de una niña que se aleja, en la derecha. Comprometida en las luchas feministas de su época, Marie Bashkirtseff tal vez denuncie una sociedad misógina: el debate sigue siendo masculino y a la mujer se le mantiene alejada.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter