Camille Corot
Una mañana. La danza de las ninfas

Una matiné. La danza de las ninfas.
Camille Corot (1796-1875)
Una matiné. La danza de las ninfas.
1850
Óleo sobre lienzo
Alt. 98; Anch. 131 cm.
© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Une matinée. La danse des nymphes. [Una mañana. La danza de las ninfas]


La Danza de las ninfas representa un giro en la carrera de Corot, anuncia su paso del paisaje “histórico" al paisaje “lírico", con una naturaleza cada vez más sometida a efectos de atmósfera. Sin embargo, aquí, el artista no se permite realizar un paisaje “puro", como los pintores de Barbizon, de los que no obstante está muy cercano. La marca de la tradición seguirá siempre muy presente en Corot, tanto por la permanencia de los temas mitológicos, como por la obvia diferenciación entre estudio “a partir del natural" y cuadro acabado en taller. En 1857, confiesa además, a propósito de escenas campesinas de Millet: “Para mí es un mundo nuevo, y no me reconozco en él; estoy demasiado vinculado con los temas antiguos".

La danza de las ninfas procedería del “collage" de dos escenas distintas. Aunque el cuadro esté presentado como una bacanal, en el Salón de 1851, los personajes que bailan serían un recuerdo de un sueño del artista en la ópera. La cortina de árboles del fondo evoca además el telón del escenario y proporciona al conjunto un aire de ballet. El título también contribuye en esta ambigüedad, el término “matinée" (mañana) pudiendo referirse a las representaciones durante el día o “matinée", por oposición a las “veladas". Para su paisaje, Corot reutiliza invirtiéndolo, un estudio realizado en los jardines del palacio Farnese, de Roma, veinticinco años antes. El tratamiento aterciopelado y en copos de los follajes, tan específico de este periodo tardío de Corot, muestra que el interés del artista se centra más en los elementos naturales que en los personajes representados. Este aspecto es significativo de la importancia de Corot en la evolución de la pintura del siglo XIX. Entonces, ya solo queda dar un paso, para llegar al paisaje campestre, que a su vez anuncia las investigaciones que llevarán a cabo los futuros impresionistas.




Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter