De las tres gloriosas a la tercera república

Restauración

Jean Baptiste IsabeyRetrato de Luis XVIII© RMN-Grand Palais (Musée du Louvre) / DR
La Restauración sucede al Primer Imperio y determina el regreso de la monarquía y de los Borbones. Los reyes aceptan limitar su poder y garantizar algunas libertades mediante la Carta de 1814. Los dos hermanos pequeños de Luis XVI se suceden en el poder. Luis XVIII reina de 1814 a 1824, periodo interrumpido por los Cien días, del 20 de marzo al 22 de junio de 1815, y durante el que Napoleón I regresa al poder, antes de la derrota de Waterloo que marca el final definitivo de su reinado. Carlos X se instala posteriormente en el trono de Francia, de 1824 a 1830. La Restauración finaliza con la revolución de julio de 1830 que conduce a la abdicación de Carlos X.

La Revolución de julio de 1830 y la Monarquía de Julio

Eugène DelacroixEl 28 de julio de 1830: La Libertad guiando al pueblo© RMN-Grand Palais (Musée du Louvre) / Hervé Lewandowski
Tras una larga crisis ministerial y posteriormente parlamentaria, el rey Carlos X, autor de un golpe de fuerza constitucional el 25 de julio de 1830, pone al pueblo de París en su contra. Durante el 27, 28 y 29 de julio de 1830, jornadas bautizadas como las "Tres Gloriosas", los amotinados erigen barricadas en las calles y se enfrentan al ejército en sangrientos combates que provocan más de mil muertos.
Carlos X y la familia real huyen de París. Los diputados liberales controlan la revuelta popular y hacen admitir la instauración de la monarquía constitucional. ¡A rey muerto, rey puesto! La dinastía de los Borbones fue suplantada por la dinastía de los Orleáns, con Luis Felipe I. Sin embargo, la monarquía ya no es absolutista y la bandera blanca cede de nuevo el paso a la bandera tricolor, realzada por el gallo galo. El rey de Francia es a partir de entonces el rey de los franceses.

 

La Revolución de 1848

Ernest MeissonierLa Barricada, calle de la Mortellerie, junio de 1848© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / DR
Tras 1789 y 1830, llega la tercera revolución que se desarrolla en París, el 23, 24 y 25 de febrero de 1848. Mientras la monarquía de Julio estaba en crisis y aumentaba la protesta, un tiroteo mortal aviva la insurrección: París se subleva tras el llamamiento de los liberales y de los republicanos. Los amotinados se hacen con el control de la capital.
Luis Felipe se niega a reprimir este levantamiento, vertiendo más sangre (350 muertos, 500 heridos). Forzado a abdicar, el monarca desea ceder el poder a su nieto, algo que rechazan los revolucionarios. El 25 de febrero de 1848, se proclama la II República.

 

La II República

Honoré Daumier 
 (1808-1879)
 La République [La República]
 1848
 Óleo sobre lienzo
 Alt. 73; Anch. 60 cm.
 París, museo de Orsay, donación de Etienne Moreau-Nélaton, 1906
Honoré DaumierLa República© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
Durante sus primeros meses de existencia, la II República estuvo dirigida por un gobierno provisional. Este periodo inicial estuvo marcado por la abolición de la esclavitud en las colonias francesas y por la instauración del sufragio universal masculino. Pero una grave crisis económica provocó la miseria entre los obreros que se sublevan en junio de 1848. Esta insurrección fue reprimida violentamente por las tropas del gobierno de Cavaignac.

Tras la proclamación de una nueva constitución el 4 de noviembre, se celebra la elección del presidente de la República el 10 de diciembre de 1848. Las urnas dan por elegido al sobrino de Napoleón I, Carlos Luis Napoleón Bonaparte. Después de dos intentos de golpe de Estado contra la monarquía de Julio, había tenido que exiliarse a Brasil, y posteriormente a Estados Unidos, hasta llegar finalmente a Inglaterra. De regreso a Francia, logra ser elegido gracias al recuerdo del I Imperio, a la división de las izquierdas y a los votos del partido del Orden.

Napoleón III y Segundo Imperio

André-Alphonse-Eugène Disdéri Retrato de Napoleón III de pie© Musée d'Orsay
El 2 de diciembre de 1851, el Príncipe-presidente Carlos Luis Napoleón Bonaparte se hace con todos los poderes mediante un golpe de Estado. Un año más tarde, el 2 de diciembre de 1852, restaura el Imperio y reina entonces bajo el título de Napoleón III.

Mezclando autoritarismo y política social, pretende modernizar el país y su capital. Influenciado por su estancia en Londres, que le ha concienciado respecto a los problemas de urbanismo, fue el promotor de profundas transformaciones en París. Hecho prisionero en Sedan, el 2 de septiembre de 1870, por Prusia y los demás estados alemanes, a quienes había declarado la guerra el 15 de julio de 1870, fue destituido de su trono. Se proclama la III República el 4 de septiembre.

 

La Comuna de París

E. QuetierDerrumbe de la Columna Vendôme]© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Michèle Bellot
Tras la firma del armisticio que pone fin a la guerra franco-prusiana (28-29 de enero de 1871) que prevé ceder Alsacia y Lorena a los Estados alemanes, pero París se niega a someterse. El 18 de marzo marca el comienzo de la insurrección popular, llamada la Comuna de París. Este episodio acaba trágicamente con la Semana sangrienta (30000 muertos y numerosas deportaciones a Nueva Caledonia).

La Comuna se convierte en mito para los revolucionarios del mundo entero que cantan entonces la Internacional, escrita por Eugène Pottier en junio de 1871, con música de Pierre Degeyter, en 1888 y difundida en los años 1880-1890.

La III República (1875-1940)

Claude MonetLa Rue Montorgueil de París. Fiesta del 30 de junio de 1878© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
La III República es el régimen político francés más longevo desde 1789.
Fue proclamada el 4 de septiembre de 1870, tras la derrota de Sedan y la caída del Segundo Imperio. Sin embargo, se considera que no empezó verdaderamente hasta 1875, después de una lucha entre monárquicos, bonapartistas y republicanos, cuando la enmienda Wallon, que menciona la palabra "República", fue adoptada con una amplia mayoría: "El Presidente de la República se elige por mayoría absoluta de los sufragios, por el Senado y la Cámara de los Diputados, reunidos en Asamblea Nacional. Será nombrado por siete años y es reelegible".

La III República perdura 65 años, a pesar de las importantes crisis políticas: el escándalo de Panamá, la crisis boulangista, el caso Dreyfus. Bajo esta régimen se creó la escuela pública gratuita y obligatoria para todos e hizo votar la ley de separación de la Iglesia y del Estado.

Hacia arriba

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter