El Bosque de Fontainebleau. Un taller con las dimensiones de la Naturaleza. De Corot a Picasso

ARCHIVO
2007

Têtière
Camille CorotUn artiste passant dans un chaos de rochers© Musée d'Art et d'Histoire de Neuchâtel
A partir de fines del siglo XVIII los artistas acuden al bosque de Fontainebleau para realizar sus primeros estudios "a partir de la naturaleza".

A medida que se desarrolla la pintura al aire libre, los pintores de Barbizon, y más tarde los impresionistas, se apoderan de este lugar para "ir al motivo", convirtiéndolo en la zona más concurrida por el mundo del Arte durante todo el siglo XIX. Dicho éxito genera el nacimiento de centenares de obras, que pese a representar el bosque, ilustran las transformaciones del arte paisajístico.


Más allá de la simple reunión de un conjunto de obras firmadas por los más relevantes nombres, de Corot a Picasso, esta exposición logra plantearse interrogantes respecto a los motivos que convirtieron el bosque de Fontainebleau en un centro de atracción, para los pintores y los fotógrafos, pero también para escritores y poetas. Se trata pues de proporcionar elementos de reflexión sobre los vínculos, que a lo largo del siglo XIX, arraigaron rotundamente dicho peculiar paisaje a los artistas, que se nutrieron del "espíritu del lugar", modificándole la imagen. En efecto, los pintores, tras "absorber" el romántico bosque de los hombres de letras, contribuyen a reinventar el lugar, preámbulo para su reconocimiento oficial como "Reserva artística" cuando, en 1874, el bosque de Fontainebleau pasa a ser el primer sitio natural clasificado del mundo.

Comisario


Chantal Georgel, conservadora jefe del museo de Orsay.


Exposición coproducida con la Réunion des musées nationaux.

6 marzo - 13 mayo 2007
Musée d'Orsay

Salas de exposiciones temporales

Acceso con la entrada museo


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter