La Mano

Bronia Wistreich-WeillLas manos juntas© DR - RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Gérard Blot
En los primeros retratos fotográficos, la posición de las manos preocupaba tanto al modelo, deseoso de fijar de él una imagen digna, como al fotógrafo.

Bondadosamente colocadas encima de las rodillas o de un libro, aguantando la frente o el mentón, una de ambas pasada en el hueco de la chaqueta, tantas elecciones que nada tienen de casual. Cuando los fotógrafos se alejan del retrato codificado, cuando quieren expresar la personalidad del modelo, no olvidan que la mano, tras el rostro, es la parte más individualizada del cuerpo. Implora, amenaza o reza. Mendiga, abraza, acaricia. Propicia la actuación del bailarín, del mimo, del actor...Desempeña un protagonismo esencial en la creación.

Pese a que la mano se pueda considerar como parte de un todo, como un detalle, la muestra también abarcará la fotografía de la mano como fragmento autónomo.

Mientras que los pintores y escultores realizan directamente el fragmento, cabeza, pie, mano..., el fotógrafo crea dicho fragmento aislándolo, por la elección del enfoque o del alumbrado. Estos detalles, verdadero "alfabeto de pedazos del cuerpo ", se utilizan muy comúnmente para la formación de los artistas.

De Disderi a Nadar, de Auguste Vacquerie a Alfred Stieglitz, las obras seleccionadas son representativas de las técnicas y prácticas, ya sea comercial, artística o aficionada que rodearon la producción fotográfica, hasta comienzos del siglo XX. Muestran manos anónimas, pero también las de Nijinsky y del mimo Deburau, de Isadora Duncan y de Bernard Shaw, de Edgar Degas y de François Pompon...

Comisario


Joëlle Bolloch, agregada de estudios documentales del museo de Orsay.

19 junio - 30 septiembre 2007
Musée d'Orsay

Galería de fotografía

Acceso con la entrada museo


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter