Musée d'Orsay: Fotografías de Philippe, duque de Orleans

Fotografías de Philippe, duque de Orleans

fotografía
Duc Louis-Philippe d'OrléansCabalero en una playa© RMN
Durante el otoño del 2000, el Museo de Orsay adquirió en una subasta pública parisiense más de 250 fotografías realizadas por Philippe, duque de Orleans (Twickenham 1869 - Palermo 1926) alrededor de 1905, procedentes de la sucesión del príncipe Henri de Orleans, conde de París.

Philippe, duque de Orleans, pasó a la Historia sobre todo por haber vuelto a Francia en 1890, desafiando así las leyes del exilio, que mantenían alejada a la familia real desde 1886. Arrestado tras haberse presentado en la oficina de reclutamiento de París para hacer su servicio militar (lo que le valió el apodo de "príncipe escudilla"), fue condenado a dos años de prisión y expulsado.

Pretendiente al trono de Francia a la muerte de su padre, en 1894, vivió la mayor parte de su vida en Inglaterra. Casado en 1896 con la archiduquesa Marie-Dorothée de Austria, murió sin dejar descendencia en 1926. Sus derechos dinásticos pasaron entonces a su primo, Jean, duque de Guisa, padre del príncipe Henri de Orleans.

Gran viajero –India, Etiopía, Ártico–, cazador, ornitólogo y taxidermista, Philippe, duque de Orleans, dejó centenares de clichés tomados durante sus numerosas estancias en diversos países europeos. Varias series lo muestran partipando en los pasatiempos privilegiados de la aristrocracia europea de principios del siglo XX: paseos a caballo, caza, juegos náuticos, picnics, paseos en coche, cerca de Palermo o de Sevilla, en el delta del Guadalquivir o en Bulgaria, o bien en su segundo yate, el Belgica.

Aunque ciertas imágenes fueron tomadas probablemente por diversos miembros de su círculo, amigos o parientes –su propia hermana, la reina Amélie, esposa del rey Carlos de Portugal, es fotógrafa aficionada–, al parecer, la mayor parte de las fotografías son obra del duque de Orleans. En la mayoría de estas instantáneas, tomadas con pequeñas cámaras panorámicas Kodak lanzadas al mercado a partir de 1899-1900 (probablemente la Kodak Panoram n°3 ó 4) y que permitían obtener ángulos de 110 a 140 grados, se revela como fotógrafo aficionado sin igual, manejando su cámara fotográfica con virtuosidad, horizontal y verticalmente, manifestando un sentido muy seguro de la composición y de la construcción de la imagen en numerosos planos consecutivos, jugando a veces con gracia con las distorsiones inducidas por el gran ángulo.

Comisaria

do: Françoise Heilbrun, conservadora jefe del Museo de Orsay, y Quentin Bajac, conservador del Museo de Orsay

12 noviembre 2001 - 2 febrero 2002
Musée d'Orsay

sala 49


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
TwitterInstagramGoogle+YouTubeDailymotion