Félix Thiollier (1842-1914), fotografías

1

2

3

4

Félix Thiollier

Félix Thiollier Paisaje de mina, Los Pozos Chatelus en Saint-Etienne© Musée d'Orsay (dist. RMN)
Si se desconocía el talento del fotógrafo Félix Thiollier, hasta hace veinte años, es sobre todo porque nunca se le hubiera ocurrido pretender tener dicho reconocimiento, en si mismo. Cuando decide, con 35 años de edad, vivir de sus rentas, el objetivo de este fabricante de cintas de Saint-Étienne, consiste en dedicarse al arte y a la arqueología.
Pero como se le quedaba pequeño el papel de erudito local, muy pronto inicia una actividad editorial de obras ilustradas. Destinada a promocionar, tanto las riquezas naturales y patrimoniales del Forez, como la obra de sus amigos artistas, esta empresa moviliza, aparentemente, una parte esencial de la energía que no dedica a la defensa del patrimonio y a la animación de la vida cultural de Saint-Étienne.
Fue el reconocimiento adquirido a nivel regional y nacional, en este doble ámbito, que prevaleció hasta hace poco.

Félix Thiollier Paisaje con figura, Forez (Loira)© Musée d'Orsay (dist. RMN)
Hoy, la única fuerza de una resolución – aquella de mantenerse al margen de los círculos fotográficos de su época – parece estar a la altura del fervor de Thiollier por el medio, que practicará de forma ininterrumpida durante más de medio siglo.
Más allá de la riqueza de su inspiración, esta exposición pretende hacer apreciar la originalidad de un planteamiento totalmente basado en una sed inagotable de pintoresco: al mando de la máquina fotográfica, este mecanismo de la mirada iba a conducirle de los paisajes campestres, a las escenas de la vida rural, hasta la sensible evocación de un mundo industrial, ampliamente ignorado por la fotografía de aficionado, en la encrucijada entre los siglo XIX y XX.

"A una edad en la que me ilusionaba y creía en la alianza posible entre el pintoresco y la arqueología..."

Félix ThiollierUn cazador© Musée d'Orsay / Patrice Schmidt
El legado intelectual y estético de Thiollier es aquel de una élite provincial apasionada por el arte y la arqueología, tanto como por la bibliofilia. Cuando, a finales de la década de 1850, sus predecesores le alientan a fotografiar zonas destacadas y monumentos del Forez, ya tienen en mente el proyecto de dedicar una obra a esta antigua provincia, celebrada por Honoré d'Urfé en L'Astrée (1607-1627), que se extiende del departamento del Loira y parte del Alto Loira hasta el Puy-de-Dôme.

Todos estaban convencidos del interés de la tradición romántica de la pintoresca edición ilustrada que iba a abrirse camino, en la segunda mitad del siglo, mediante numerosas publicaciones regionalistas, como cuantas respuestas locales a esta búsqueda de identidad de las provincias francesas.
Ilustrado a partir de clichés antiguos o recientes, El Forez pintoresco y monumental de Thiollier, publicado en 1889, constituye uno de sus últimos y mayores ejemplos.

1

2

3

4


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter