Manet, inventor de lo Moderno

1

2

3

4

5

Henri Fantin-Latour (1836-1904)
 Hommage à Delacroix [Homenaje a Delacroix]
 1864
 Óleo sobre lienzo
 Alt. 160; Anch. 250 cm.
 París, museo de Orsay, donación de Etienne Moreau-Nélaton, 1906
Henri Fantin-LatourHomenaje a Delacroix© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski

Hablando de modernidad

De un cierto modo, esta exposición surgió de un cuadro: El homenaje a Delacroix que Fantin-Latour muestra en el Salón de 1864, un año después de que fallezca el maestro. En él vemos a Manet, el gran rechazado del Salón de 1863, con su El Almuerzo sobre la hierba, en buena compañía, erguido entre Champfleury y Baudelaire: Por un lado, el hombre de Courbet, del otro, el campeón de Delacroix. ¿Manet sería entonces este pintor que combinó realismo y romanticismo?

Edouard ManetAlmuerzo sobre la hierba© RMN -Grand Palais(Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
La atractiva hipótesis de Fantin-Latour, no apelaba más que a ser profundizada y a ampliarse. Esto es lo que proponen las nueve secciones del recorrido, arrancando Manet a las posteridades dudosas. Ya no podemos limitarnos a presentar Manet como el supuesto padre del impresionismo, o de la pintura pura, por no hablar de la abstracción.

El golpe que genera el fulgor de Manet, a comienzos de los años 1860, su constante evolución en las décadas siguientes - del hispanismo militante de los inicios, al naturalismo desviado de los últimos lienzos -, su determinación para revolucionar la pintura de historia en el espacio público, en el que toma su sentido, he aquí perspectivas más ajustadas al genio "moderno" de Manet, hablando de modernidad.

Thomas CoutureRetrato de Amédée Berger© Musées de la Ville de Rouen. Photographie C. Lancien, C. Loisel.

La elección de Couture

Para exaltar aún más la radicalidad de Manet, sus primeros biógrafos – Zola a partir de 1867 - le han cortado de sus raíces. Quedaba patente que no había aprovechado nada de sus años de formación (finales de 1849-1856) en el taller de Thomas Couture. Fue tras fracasar en el concurso de ingreso para la Academia Naval que Manet, hijo de alto funcionario, integra el taller del pintor de los Romanos de la decadencia (París, museo de Orsay).
Couture no estaba entonces considerado como un "pompier", entre otros. Pasa más bien por ser el heredero de Rubens y de Ribera, de Gros y de Géricault, en más académico...

Edouard ManetEl niño con la espada© The Metropolitan Museum of Art, Dist. RMN-Grand Palais / image of the MMA
A este amigo de Michelet, la Segunda República le hizo casi su pintor oficial. Cuando Manet se une a él, Couture se desloma para finalizar una gran página patriótica, El alistamiento de los voluntarios de 1792 ((¿en torno a 1848, Beauvais, museo departamental del Oise), que electriza una inspiración realista, más presente en los estudios preparatorios.
Manet se mostró, tan sensible a la franqueza sintética del retratista, como al sentimentalismo de sus figuras de adolescentes, soñadores o rebeldes. Pero las copias a partir de Delacroix y del Niño con espada (1861, Nueva York, Metropolitan Museum of Art), orientadas hacia Velázquez, dejan adivinar otros apetitos.

1

2

3

4

5


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter