Masculino / Masculino. El hombre desnudo en el arte de 1800 hasta la actualidad.

1

2

3

4

5

6

Masculino / Masculino

Jacques Louis DavidDibujo academia de hombre, llamado Patroclo© Cherbourg, musée Thomas-Henry

¿Por qué no se ha dedicado nunca ninguna exposición al desnudo masculino hasta Nackte Männer, en el Leopold Museum de Viena, el pasado año? Para responder a esta pregunta la exposición confronta obras, mediante las épocas y las técnicas, en torno a grandes temas que han forjado la representación del cuerpo masculino, durante más de dos siglos.
Ante todo cabe distinguir la desnudez del desnudo: un simple cuerpo sin ropa, que genera la molestia, debido a la falta de pudor, difiere de la visión realizada de un cuerpo remodelado e idealizado por el artista. Aunque se pueda matizar esta distinción, pone de relieve el valor positivo y sin tapujos del desnudo, en el arte occidental, desde el periodo clásico.

Emile-Edmond PeynotTorso del Belveder© Beaux-Arts de Paris, Dist. RMN-Grand Palais / image Beaux-arts de Paris
Para nuestra época, el desnudo evoca esencialmente un cuerpo femenino, herencia de un siglo XIX que lo erigía en absoluto y en objeto de un deseo viril asumido. Anteriormente sin embargo, el cuerpo femenino estaba menos valorizado que su homólogo masculino, más estructurado y musculoso. Al menos desde el Renacimiento, el desnudo masculino se había beneficiado de la primacía: el hombre como ser universal se confundía en el Hombre y su cuerpo se erigía en norma del género humano, como ya era el caso en el arte grecorromano. El fondo cultural judeocristiano occidental abunda en este sentido: Adán preexiste a Eva que no es más que su copia, origen del pecado.
En su gran mayoría hombres, los artistas encuentran, en el desnudo masculino, un “yo ideal”, espejo magnificado y narcisista de ellos mismos. Hasta mitades del siglo XX, el órgano sexual es sin embargo el objeto de un cierto pudor, ya sea atrofiado o bien disimulado bajo cualquier drapeado, correa o funda de espada, sutilmente colocados.

El Ideal clásico

Jean-Baptiste Frédéric DesmaraisEl Pastor Paris© Photo © MBAC

A partir del siglo XVII se implementan formaciones de excelencia, para los artistas más privilegiados. En el ámbito de la escultura y de la pintura de historia, la finalidad de estas enseñanzas es el dominio de la ejecución de un desnudo masculino: ocupa un lugar central en el proceso de la creación, los estudios de desnudos preparatorios teniendo por objetivo plasmar, lo mejor posible, la articulación de los cuerpos, vestidos o no, en la posición definitiva.

En Francia, los alumnos se forman en la Academia real y posteriormente en la Academia de Bellas Artes, a partir de dibujos y de grabados, a partir del “bulto” y a partir del modelo natural vivo. Hasta una fecha bastante avanzada del siglo XX, esos modelos son solo masculinos, por motivos morales, pero también porque se considera al hombre como el arquetipo del canon humano. Para ser noble y digno de una representación artística, este cuerpo, por el que todos optan, solo puede ser el de un hombre del día a día: por lo que surge la necesidad de diluir las particularidades individuales del modelo, para elevar su sujeto.

Más que nadie, los artistas de la Antigüedad y del Renacimiento están considerados como habiendo establecido una síntesis ideal del cuerpo humano, sin perderse en los meandros de la individualidad. Para Winckelmann, esteta alemán del siglo XVIII, la belleza ideal de las estatuas griegas solo se puede encarnar en el desnudo masculino. Aunque inspire a numerosos artistas, la “noble sencillez y calma grandeza” de los dioses winckelmannianos se pone en tela de juicio en otras lecturas del arte de la Antigüedad: el tormento del Laocoonte de la Antigüedad tardía es perceptible en el danés Abildgaard, mientras que David preconiza una virilidad más romana.
Aunque trastornado, reinterpretado y renovado por las vanguardias del siglo XX, el desnudo masculino clásico, y su cargante herencia, sigue siendo el objeto de fascinación, hasta entre ambas guerras y la actualidad.

1

2

3

4

5

6


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter