Max Ernst "Une semaine de bonté". Los collages originales

1

2

3

4

5



dibujo
Max ErnstSegundo poema visible 1© Photo Peter Ertl. © ADAGP, Paris 2009
Viernes
Elemento: la vista
Ejemplo: El interior de la vista
Tres poemas visibles


"Si tres es superior a 6, hagan un círculo alrededor de la cruz, y si el agua apaga el fuego, tracen una línea del cubo a la vela, pasando por encima del cuchillo, y luego hagan una cruz en la escalera." Prof. O. Decroly y R. Buyse (Les tests mentaux [Los tests mentales]).

A las escenas agitadas de las series anteriores les suceden aquí imágenes principalmente emblemáticas. Para algunas planchas, Ernst vuelve a una manera de proceder que ha utilizado sobre todo al comienzo de su carrera: el "collage sintético". Estas composiciones están hechas de elementos heterogéneos colocados en un folio blanco. Para vincularlos entre ellos, el artista completa los espacios intermedios con tinta o al lápiz, creando en regla general una escena que evoca un amplio paisaje.

Primer poema visible
"Y opongo al amor
Imágenes totalmente hechas
En lugar de imágenes por hacer."
Paul Eluard (Comme deux gouttes d'eau [Como dos gotas de agua])

Segundo poema visible
"Un hombre y una mujer absolutamente blancos." André Breton." André Breton (le revolver aux cheveux blancs [El revólver de pelo blanco])

dibujo
Max ErnstLa clé des chants 1 [la clave de los cantos 1]© Photo Peter Ertl. © ADAGP, Paris 2009
Sábado
El elemento: Desconocido
Ejemplo: La clé des chants (la clave de los cantos)
"…………
…………
…………
…………"
Pétrus Borel (Was-ist-das)

En esta última parte, mujeres en trance salen de sus camas y de sus dormitorios para echarse a volar. Cualquier gravedad, característica de la realidad, está abolida. Mediante estas figuras arqueadas, Max Ernst ilustra la fascinación surrealista por la histeria, enfermedad liberadora e inspiradora: "Gloria […] a la histeria y a su séquito de mujeres jóvenes y desnudas, deslizándose por los tejados. El problema de la mujer es, en el mundo, lo que tiene de más maravilloso y turbio" (André Breton, Manifestes du surréalisme [Manifiestos del surrealismo], Paris, Jean-Jacques Pauvert, 1962).

Hasta el año pasado, los collages originales de Una semana de bondad, que Max Ernst conservó durante toda su vida, solo fueron mostrados una vez integralmente (excepto cinco planchas, sin duda juzgadas demasiado blasfematorias). Fue en marzo de 1936 en el Museo Nacional de Arte Moderno de Madrid, justo antes de que estallara la guerra civil española. Esta exposición es pues una formidable ocasión de devolver a la luz uno de los secretos mejor guardados y una de las obras de mayor relevancia del arte surrealista del siglo XX, en la que se expresa toda la voluntad de Max Ernst de transgredir las categorías constituidas y de abolir las fronteras entre los géneros.

1

2

3

4

5


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter