Nenúfares. La abstracción americana y el último Monet

Monet Claude (dit), Monet Claude-Oscar (1840-1926). Paris, musée d'Orsay. RF2000-21.
Claude MonetSauce llorón© RMN-Grand Palais (musée d'Orsay) / Adrien Didierjean
En 1955, Alfred Barr presenta en el Museo de Arte Moderno de Nueva York un gran panel de Los Nenúfares (W1992) de Monet, en un momento en el cual estos "decorados" que permanecían en el taller de Giverny comienzan a suscitar el interés de los coleccionistas y de los museos.

Monet es presentado entonces como un "puente entre el naturalismo del comienzo del impresionismo y la escuela contemporánea de la abstracción de vanguardia" de Nueva York, y sus Nenúfares son puestos en perspectiva con las obras de Pollock, como Autumn Rhythm (number 30), 1950. La recepción del último Monet se produce en resonancia con el ingreso al museo del expresionismo abstracto de los Estados Unidos. Al mismo tiempo se forja la noción de "impresionismo abstracto".

El museo de la Orangerie propone una selección de algunas obras tardías de Monet y una veintena de grandes pinturas de artistas como Rothko, Clyfford Still, Barnett Newmann, Morris Louis, Philipp Guston, y Joan Mitchell, reflejando ese preciso momento del encuentro entre el redescubrimiento de los grandes decorados del maestro de Giverny y la consagración de la Escuela abstracta neoyorquina.

Comisario general

Cécile Debray, conservadora en jefe, directora del museo de la Orangerie

Con el generoso apoyo del Terra Foundation for American Art, de Ponticelli, Gran Patrocinador, y de Wilhelm & Associés


13 abril - 20 agosto 2018

París, museo de la Orangerie


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramGoogle+YouTubeDailymotion