Claude Monet (1840-1926)

© Affiche Rmn
Durante más de sesenta años Claude Monet pinta sin descanso, construyendo una obra que encarna todo el genio de la segunda mitad del siglo XIX. Tras comienzos radicados bajo el signo del realismo de los años 1860, sus cuadros revelan la expresión más pura del impresionismo, antes de inventar, mediante una mirada cada vez más agudizada, y luego por una libertad y un lirismo cada vez más marcados, toda una parte del arte del siglo XX.

Desde 1980 y la última gran retrospectiva parisina dedicada al pintor, las investigaciones han puesto a la luz aspectos menos conocidos de su trabajo. Esta exposición ambiciona pues repasar su obra con una nueva mirada y rendir homenaje a uno de los más grandes artistas franceses.

Todos los géneros abarcados por Monet están representados: paisaje, bodegón, retrato y cuadro de figuras... Primero se hace hincapié la importancia de los lugares, su arraigo a la tierra y una cierta idea de Francia en plena mutación. Alrededor de las espectaculares series de los Almiares, de los Álamos y de las Catedrales, la exposición revela después los métodos y estrategias artísticas del pintor. Simultáneamente, sus temas esenciales como la repetición, la memoria y la cuestión del decorado, aportan un enfoque inédito sobre Monet que, a lo largo de toda su vida, reitera, amplifica y profundiza sus primeras intuiciones.

Comisariado general

Guy Cogeval, presidente del museo de Orsay

Comisarios

Sylvie Patin, conservadora general del Museo de Orsay
Sylvie Patry, conservadora del Museo de Orsay
Anne Roquebert, conservadora jefe del Museo de Orsay
Richard Thomson, historiador del arte

Exposición coorganizada y coproducida con la Reunión de los Museos Nacionales

22 septiembre 2010 - 24 enero 2011

París, Galerías Nacionales del Grand Palais

Comprar su entrada en línea


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir
Facebook
Google+DailymotionYouTubeTwitter