Exposition au musée

Aubrey Beardsley (1872-1898)

Del 13 Octubre 2020 al 10 Enero 2021
Frederick Evans
L'illustrateur Aubrey Beardsley de profil, le menton dans les mains, 1895
Musée d'Orsay
Achat, 1985
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Ver la noticia de la obra

Aubrey Beardsley

Aubrey Beardsley

Aubrey Beardsley (Brighton 1872-Menton 1898) creó un universo gráfico inmediatamente reconocible, atrevido y virtuoso. A partir de la década de 1890 obtuvo un éxito deslumbrante, a punto tal que este período podría llamarse "Período Beardsley" en Londres. Diagnosticado con tuberculosis desde la niñez, sabía que su vida sería corta; cuando murió, a los veinticinco años, había realizado más de mil dibujos. Sus dibujos originales, sesenta de los cuales se presentan aquí, se han mantenido relativamente confidenciales ya que es a través de su impresión en libros y revistas que el público los ha descubierto. De hecho, la reputación de Beardsley se basó en una nueva técnica de reproducción fotomecánica de imágenes en blanco y negro: la impresión sobre plancha de zinc. Este proceso, realizado fotográficamente a partir de un dibujo original, reproduce con gran precisión el contorno de su pluma caligráfica, nerviosa y segura.
La exposición, primera monografía del artista en Francia, propone un recorrido cronológico siguiendo los grandes períodos del estilo multifacético pero inmediatamente reconocible de Beardsley, quien solía decir: "Tengo siete estilos diferentes y todos han tenido éxito".

Aubrey Beardsley, artista dandi

Artista dandi, símbolo de la decadencia de fin de siglo, amante de lo bello y de lo extraño, Aubrey Beardsley construyó su imagen de joven prodigio inconformista y provocador, parte integral de su éxito. Al exponer la hipocresía del puritanismo victoriano tardío, fue pionero en la representación de identidades y deseos asociados con la libertad sexual y la fluidez de género. Viajó frecuentemente a Francia, a París, Dieppe y Menton, y terminó su vida en este país, al que asociaba con Watteau, Molière, Sade, Balzac, Sand, Gautier, Zola, Flaubert y Huysmans, autor del "breviario de la decadencia", la novela À Rebours [A contrapelo].

Los inicios,

Los inicios, Le Morte Darthur [La muerte de Arturo] y la influencia prerrafaelita

A los dieciocho años, Beardsley conoce a Edward Burne-Jones (1833-1898), una importante figura del prerrafaelismo. Este movimiento artístico inglés nacido a mediados del siglo XIX hace referencia al arte medieval antes de Rafael, a los primitivos italianos, a Sandro Botticelli y Andrea Mantegna, y extiende su influencia a las artes decorativas, los libros y la ilustración. Después de ver las obras del joven artista, Burne-Jones le aconseja convertirse en dibujante profesional.
En 1892, gracias a su amigo Frederick H. Evans, fotógrafo y librero, Beardsley conoció al editor Joseph Malaby Dent, quien le confió las ilustraciones para una nueva edición de Le Morte Darthur [La muerte de Arturo] de Thomas Malory, escrita en el siglo XV basándose de las leyendas del Rey Arturo. En dos años realiza trescientos cincuenta y tres dibujos para este proyecto, lo cual le permite vivir de su arte.
Beardsley parodia el trazo del grabado en madera y las imágenes medievales de las publicaciones de Kelmscott Press creadas por William Morris. Interpreta el texto con mucha libertad e introduce repetidamente elementos de la mitología pagana, como faunos y sátiros. Da una importancia central a los motivos florales como medio para cohesionar sus ilustraciones.

Un nuevo ilustrador

Un nuevo ilustrador

Tras su visita, con su hermana Mabel, de la «Peacock Room» (Habitación del pavo real) decorada por el pintor James McNeill Whistler (1834-1903) en la casa londinense del coleccionista Frederick Leyland, Beardsley comienza a introducir detalles japonistas en sus dibujos. Se inspira de la delicadeza de la técnica del katagami, estarcido japonés, y de las convenciones gráficas de los grabados en madera japoneses: estilización de formas, aplicación de colores sólidos en grandes superficies, ausencia de perspectiva lineal, contraste entre figuras dibujadas con precisión y fondos abstractos. Como muchos de sus contemporáneos, incluidos los Nabis en Francia, apreciaba el formato vertical alargado de los kakemonos, pinturas o caligrafías suspendidas en rollos.
En 1893, la creación de la revista de arte The Studio [El taller], que abolía las barreras entre las bellas artes y las artes aplicadas, contribuyó a la difusión del movimiento Arts and Crafts. Beardsley participa en trece números y realiza varias portadas. El primer número le trajo notoriedad gracias a un elogioso artículo del escritor y grabador Joseph Pennell, quien alabó su arte «tan notable en su realización como en su invención». A raíz de esto, Beardsley recibió numerosos pedidos para ilustrar libros y revistas literarias.
Ese mismo año crea «grotescos» para la serie de publicaciones humorísticas Bon-Mots, que llevan el nombre de los ornamentos descubiertos durante el Renacimiento en vestigios romanos, que combinaban arabescos, vegetales, elementos arquitectónicos y figuras fantásticas. Con sus líneas finas y flexibles, dibuja caricaturas y monstruos inventados, criaturas embrionarias entre fetos y sátiros.

<em>Salomé</em>

Salomé

En la Biblia, Salomé, hija de Herodías, estaba enamorada de San Juan Bautista (Jokanaan), prisionero del rey Herodes. Cuando él la rechaza, ella le pide su cabeza a su padrastro, Herodes Antipas, como recompensa por su interpretación de la danza de los siete velos.
Oscar Wilde (1854-1900) dedica una obra a este mito de la femme fatale, muy presente en las artes del último tercio del siglo XIX. Escribió Salomé en francés (que se estrenó en el Théâtre de l'Oeuvre de París en 1896). Esta versión inspiró a Beardsley un dibujo publicado en The Studio, que llevó a Wilde y a su editor John Lane a elegirlo para ilustrar la edición en inglés de la obra. El artista crea dieciocho ilustraciones, imágenes de deseo y muerte, combinando el mito con el universo contemporáneo, el refinamiento con lo grotesco y la abundancia de detalles con una estilización extrema. En 1894, se publicaron solamente diez dibujos en la primera edición en inglés de la obra. Rápidamente se convierten en las imágenes más famosas creadas por Beardsley.

Yellow Book

En 1894, Beardsley se convirtió en el director artístico de Yellow Book, una revista de vanguardia dedicada al arte y a la literatura por igual. Gracias a los elegantes y atrevidos diseños del joven artista, se convierte en una de las publicaciones icónicas de la década. La elección del amarillo no es fruto del azar: era un color de moda, que evocaba especialmente las portadas de las novelas eróticas populares francesas. A pesar de que Beardsley adquirió una gran notoriedad gracias a esta publicación, cuyas portadas también realizó, esta fue muy breve. Luego de sus ilustraciones, la opinión pública lo asoció a Oscar Wilde debido a sus ilustraciones para Salomé, y es despedido del equipo de Yellow Book tras la condena por indecencia del escritor en 1895. A raíz de esto se encontró en una situación financiera muy precaria. Decide dejar Inglaterra para instalarse en Francia, donde se une a una comunidad de artistas y escritores ingleses en Dieppe, Normandía.

y el espíritu del siglo XVIII

The Rape of the Lock [El rizo robado] y el espíritu del siglo XVIII

Beardsley admiraba al poeta Alexander Pope (1688-1744), un gusto poético del cual se burlaba Oscar Wilde cuando afirmaba: «Hay dos formas de que a uno no le guste la poesía: la primera consiste en que a uno no le guste, y la otra radica en disfrutar la poesía de Pope». («There are two ways of disliking poetry; one way is to dislike it, the other is to like Pope.») En 1896, Beardsley comienza la ilustración del poema heroico-cómico The Rape of the Lock [El rizo robado, 1712] que ridiculizaba un incidente real: Lord Petre (el Barón), corta un rizo del cabello de Arabella Fermor (Belinda) sin su permiso, provocando una disputa entre sus familias. Beardsley se inspiró en los grabados a buril franceses del siglo XVIII, que admiraba y coleccionaba, para desarrollar un nuevo estilo, decorativo y opulento, sobrecargado de motivos cuya delicadeza recuerda el arte del bordado. Por ello, el texto fue publicado en 1897 no como «ilustrado», sino como «bordado» con once dibujos de Aubrey Beardsley («Embroided with eleven drawings by Aubrey Beardsley»).

La Antigüedad lujuriosa: ilustrando a Aristófanes y Juvenal

Convaleciente en el sur de Inglaterra en el verano de 1896, Beardsley inicia sus dos series más explícitamente sexuales, inspiradas en textos clásicos. La primera está conformada por ocho dibujos para Lysistrata [Lisístrata], de Aristófanes (411 a. C.), comedia satírica donde las mujeres atenienses y espartanas hacen una huelga sexual para que los hombres dejen de pelear. La otra serie está inspirada en la Satire IV [Sátira VI] de Juvenal (finales del siglo I y principios del siglo II d. C.), ataque misógino a las costumbres de las mujeres en la antigua Roma.
Beardsley encuentra en estos temas material para expresar su humor irreverente y su ausencia de tabúes para abordar los aspectos más diversos de la sexualidad. Despliega un nuevo estilo lineal inspirado especialmente por las estampas eróticas japonesas y la cerámica de la antigua Grecia. Estas series, demasiado provocativas para circular abiertamente, eran únicamente conocidas por un reducido grupo de iniciados, mediante una suscripción privada al editor, Leonard Smithers. Convertido al catolicismo poco antes de su muerte, Beardsley le pidió que destruyera todos sus «dibujos obscenos», pero el editor se negó a hacerlo.

The Savoy

The Savoy

Tras su encuentro en Dieppe en 1895 con Leonard Smithers, librero y editor especializado en pornografía, Beardsley participó en la creación de la revista The Savoy, lanzada en 1896. Se convirtió en su director artístico, mientras que la sección literaria fue confiada al escritor y poeta Arthur Symons. El título de la publicación hacía referencia al Hotel Savoy, que había sido inaugurado recientemente en Londres, y que era el primer edificio público totalmente iluminado con luz eléctrica, famoso por su modernidad. En tan solo ocho números, The Savoy se convierte en una publicación de referencia, con textos de Stéphane Mallarmé, William Butler Yeats y Joseph Conrad. Beardsley realiza todas las portadas, algunas de las cuales son censuradas por los libreros de Londres. Escribe e ilustra una versión lúdica y erótica de la ópera Tannhaüser de Wagner, Venus and Tannhaüser [Venus y Tannhaüser], publicada en una versión censurada en The Savoy bajo el título Under the Hill [Bajo la colina]. Debido a la presión del conservadurismo social y moral que combate, la revista debe dejar de publicarse al cabo de un año.

Los últimos dibujos

Entre 1897 y su fallecimiento en marzo de 1898, Beardsley trabajó en varios proyectos que quedarían inconclusos. En 1897 ilustró Mademoiselle de Maupin (1835) de Théophile Gautier. Esta novela narra las aventuras de una joven que se disfraza de hombre, eludiendo así la arbitrariedad del género y la asignación sexual. Andrógina, se siente atraída tanto por hombres como por mujeres y siente que pertenece a ambos sexos. El prefacio del libro es un manifiesto del arte por el arte mismo , enfrentado a una visión utilitaria y moralizadora de la belleza.
En sus dibujos, Beardsley obtiene sutiles tonos de gris con aguada y acuarela. Comienza sus dibujos por Volpone, una comedia de Ben Jonson (comienzos del siglo XVII). Estas obras maestras gráficas están inspiradas en el arte barroco y en la exuberancia de los peinados y trajes de los siglos XVII y XVIII.
Beardsley murió en Menton, Francia, a la edad de veinticinco años. Célebre durante su vida, se convierte en leyenda al morir. A comienzos del siglo se vivió un verdadero «Beardsley Boom», un breve e intenso período de producción de copias e imitaciones del estilo del artista. Su estilo preciso, atrevido y abstracto, así como su espíritu rebelde, inspirarán a muchos artistas.