Exposition au musée

El modelo negro, de Géricault a Matisse

Del 26 Marzo al 21 Julio 2019
Jean-Léon Gérôme
Etude d'après un modèle féminin pour "A vendre, esclaves au Caire", vers 1872
Collection particulière
© Photo courtoisie Galerie Jean-François Heim - Bâle / DR

El modelo negro de Géricault a Matisse

Frédéric Bazille-Femme aux pivoines
Frédéric Bazille
Femme aux pivoines, 1870
Washington, National Gallery of Art, collection de M. et Mme Paul Mellon
© Courtesy National Gallery of Art, Washington, NGA Images / National Gallery of Art

El modelo negro de Géricault a Matisse

De la Revolución Francesa a la abolición de la esclavitud en 1848, de la rebelión de los esclavos en Santo Domingo en 1791, hasta que aparece la negritud en la década de 1930, este casi siglo y medio es el testigo privilegiado de las tensiones, luchas y debates que ocasiona el nacimiento de la modernidad democrática, y del que se ha cargado y nutrido el mundo de las imágenes. Lentamente, ve afirmarse, a pesar de todo tipo de reticencias y obstáculos, una iconografía, e incluso una identidad negra.
Transmitida por tres momentos relevantes – la época de la abolición de la esclavitud (1794-1848), la época de la Nueva pintura (Manet, Bazille, Degas, Cézanne) y la época de las primeras vanguardias del siglo XX – este exposición ofrece una nueva mirada sobre un tema durante demasiado tiempo desatendido: la importante contribución de personas y de personalidades negras en la historia de las artes.

Edouard Manet-Jeanne Duval
Edouard Manet
Jeanne Duval, 1862
Budapest, Museum of Fine Arts
This image is protected by the copyright of Budapest Museum of Fine Arts. © Museum of Fine Arts Budapest, 2018, photo by Csanád Szesztay / Csanad Szesztay

La elección de un título al singular, a pesar de la diversidad de las representaciones, intenta subrayar los diferentes significados del término "modelo", que puede entenderse tanto como "modelo de artista" y como figura ejemplar. Mujeres y hombres llamados de color, son muchos en haber cruzado la trayectoria de los artistas y estrechar relaciones con ellos. ¿Quiénes son, estos grandes olvidados del relato de la modernidad? Son cuantas personas a las que hemos intentado devolver un nombre, una historia y una visibilidad.
Desde el estereotipo hasta el individuo, del desconocimiento al reconocimiento, esta exposición intenta abarcar este largo proceso, e intenta poner a la luz uno de los mayores tabúes de la historia del arte, revelando de nuevo esta disciplina como espejo de las ideas y de las sensibilidades, y afirmando de este modo los profundos vínculos de continuidad que unen el siglo XIX con el siglo XX, hasta nuestra época.

Nuevas miradas

Marie Guillemine Benoist-Portrait de Madeleine, dit aussi Portrait d'une femme noire
Marie Guillemine Benoist
Portrait de Madeleine, dit aussi "Portrait d'une femme noire", 1800
Paris, musée du Louvre
© Photo RMN - Gerard Blot © RMN-Grand Palais (Musée du Louvre) / Gérard Blot

Nuevas miradas

Más de cincuenta años separan la primera abolición de la esclavitud, en las colonias francesas, de la segunda, proclamada en abril de 1848 por la Segunda República incipiente.
El 4 de febrero de 1794, un primer decreto de abolición, doblemente revolucionario, otorga a los emancipados sin distinción de color la plena ciudadanía francesa. Para la Francia del Año II, se trata de hacer constar la rebelión victoriosa de los esclavos de la isla de Santo Domingo en 1791, dirigidos por Toussaint Louverture, y que la isla, amenazada por las flotas extranjeras, se sume a la República.
Sin embargo, a partir de 1802, Napoleón I restablece la esclavitud. Pero las tropas que envía a Santo Domingo se enfrentan a una tenaz resistencia: el 1 de enero de 1804, la isla independiente se convierte en la República de Haití, "primera nación negra" dirá Aimé Césaire.
El punto de ruptura que constituye la Revolución Francesa permite la emergencia de retratos de individuos emancipados, entre ellos los famosos Jean-Baptiste Belley por Anne-Louis Girodet y Madeleine por Marie-Guillemine Benoist.
Aunque estas obras ocupen el espacio artístico creado por la revolución política y social contemporánea, brindan sin embargo el testimonio de ambigüedades propias de su época: como el folleto del Salón de 1800 que acompaña el Retrato de Madeleine que no desvela ni el estado doméstico, ni el nombre del modelo, ni claramente las intenciones del artista, que todavía son fuente de debate en la actualidad.

Géricault y la presencia negra

Théodore Géricault-Etude d'homme, d'après le modèle Joseph
Théodore Géricault
Etude d'homme, d'après le modèle Joseph, vers 1818-1819
Los Angeles, J. Paul Getty Museum
© Photo Courtesy The J. Paul Getty Museum, Los Angeles / The J. Paul Getty Museum

Géricault y la presencia negra

Théodore Géricault (1791-1824) es adolescente cuando Napoleón I, que quiere reconstruir un poderoso imperio francés en las Américas, hace restablecer la esclavitud en el Caribe. La legislación particularmente restrictiva que acompaña este restablecimiento (prohibición de matrimonios interraciales, prohibición de acceso a la Francia continental para los negros de las colonias...) explica el resurgimiento del movimiento abolicionista, al que participa Géricault. Éste último pone su fogosidad romántica al servicio de esta causa, multiplicando las representaciones enérgicas y afligidas de los negros.
Su correspondencia no dice nada de las mujeres y de los hombres de color que hace posar, pero sabemos que recurrió al famoso modelo Joseph, originario de Haití, también representado por Théodore Chassériau. Para su obra icónica, La balsa de la Medusa, Joseph encarna el marinero de torso desnudo, que mueve, en lo alto del tonel, el pañuelo de la última esperanza colectiva.
El cuadro, que relata la funesta expedición colonial de la fragata La Méduse durante el verano de 1816, a lo largo de las costas de la actual Mauritania, tuvo varias etapas.
Aunque el primer boceto sorprende por la ausencia de cualquier negro, la composición final cuenta con tres, ya sea dos más de lo que la historia nos relató. Al multiplicar las figuras negras en su cuadro, Géricault resume su lucha en pos de la fraternidad, y dota la causa abolicionista de un símbolo decisivo.

Jean-Baptiste Carpeaux-Pourquoi naître esclave ?
Jean-Baptiste Carpeaux
Pourquoi naître esclave ?, après 1875
Reims, musée des Beaux-Arts
C.Devleeschauwer © Musée des Beaux-Arts de la Ville de Reims / C.Devleeschauwer / C.Devleeschauwer

El arte contra la esclavitud

El 29 de marzo de 1815, Napoleón I suprime el comercio negrero, decisión que será confirmada por Luis XVIII, años después. A pesar de la creciente presión de los abolicionistas, el sistema esclavista, él, perdura. Los gobiernos sucesivos de la Restauración y de la Monarquía de Julio se contentan con reformarlo.
En cuanto a los pintores, el tono se endurece. El comercio de los negros de François-Auguste Biard hace sensación en el Salón de 1835. Otros se atreven a denunciar lo que sufren las víctimas de un sistema inhumano. Como es el caso de Marcel Verdier, alumno de Ingres, que, en 1843, se ve rechazar en el Salón su Castigo de los cuatro piquetes.
Cabe esperar el 27 de abril de 1848 para que la Segunda República incipiente pronuncie la abolición de la esclavitud en las colonias francesas. Biard fue encargado de celebrar esta medida simbólica: Negros y blancos están reunidos en un cuadro en el que la alegría de los emancipados, las cadenas rotas y la bandera tricolor, celebran con énfasis la unidad fraternal del nuevo orden republicano.
El inmenso lienzo de Biard hace referencia a las tesis antiesclavistas de Victor Schoelcher. También a partir del Salón de 1848 el escultor Charles Cordier realiza un inventario de la familia humana en su unidad y su singular diversidad.

Mestizajes literarios

Mestizajes literarios

Charles Baudelaire-Portrait de Jeanne Duval
Charles Baudelaire
Portrait de Jeanne Duval, 1865
Paris, musée d'Orsay, conservé au département des Arts Graphiques du musée du Louvre
© RMN-Grand Palais (musée d'Orsay) / Jean-Gilles Berizzi

El mestizaje, tema central del Romanticismo francés, se encarna en dos figuras clave de la época: Alexandre Dumas y Jeanne Duval. El autor del Conde de Monte-Cristo, nieto de Marie-Césette Dumas, esclava emancipada de Santo Domingo, es el objeto de muchas caricaturas, más o menos benevolentes sobre sus orígenes. El propio novelista abarca francamente el tema de la esclavitud en El capitán Pamphile (1839).

Gustave Le Gray-Portrait d'Alexandre Dumas en costume russe
Gustave Le Gray, Alophe
Portrait d'Alexandre Dumas en costume russe, en 1859
Musée d'Orsay
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Alexis Brandt
Ver la noticia de la obra

Probablemente nacida en Haití en torno a 1827, la actriz Jeanne Duval se convierte, con 15 años de edad, en la amante y la musa de Baudelaire.
Figura ideal de la dualidad de los seres y de los amores, atravesó la obra de dibujos del poeta, y se introdujo muy pronto en los poemas exóticos de las Flores del mal, los favoritos probablemente de Manet, y seguramente de Matisse.
El fotógrafo Nadar acercará, después de 1850, los mundos de Dumas y de Baudelaire. Aunque no haya fotografiado Jeanne Duval, la describe, igual que Théodore de Banville que evoca, en sus Recuerdos, "una chica de color, muy alta, con un buen porte de su ingenua y magnífica cabeza morena, coronada por un cabello fuertemente encrespado, y cuyo andar de reina, lleno de una arisca gracia, tenía algo a la vez de divino y de bestial".

En el taller

En el taller

Eugene Delacroix-Etude d'après le modèle Aspasie
Eugene Delacroix
Etude d'après le modèle Aspasie, vers 1824-1826
Montpellier, musée Fabre
© Musée Fabre de Montpellier Méditerranée Métropole / photographie Frédéric Jaulmes

Fue en el seno de la pequeña población negra instalada en Francia en el siglo XIX que los artistas contrataron, sin duda, modelos que podían posar ocasionalmente para ellos. Los estudios de taller representan testimonios incomparables de la presencia de los negros en París, cuya actividad se concentra entonces esencialmente en los sectores de la domesticidad y el artesanado.

Théodore Géricault-Etude de dos (d'après le modèle Joseph) pour Le Radeau de La Méduse
Théodore Géricault
Etude de dos (d'après le modèle Joseph) pour "Le Radeau de La Méduse", vers 1818-1819
Paris, musée du Louvre, en dépôt a Montauban, musée Ingres
© Photo RMN - Philipp Bernard © RMN-Grand Palais / Philipp Bernard

Debido a la falta de censo, solo disponemos de algunas fuentes que permiten asociar un nombre o un apodo con un rostro. Son pocos los recursos que permiten devolver su identidad a los diferentes modelos que posaban para los artistas. Valiosos archivos procedentes de la Escuela de Bellas Artes revelan la edad, dirección y a veces el país de origen, de algunos de entre ellos. Los estudios pintados que muestran estas mujeres y estos hombres en los talleres de artistas, a la manera de los retratos intimistas e individualizados, contrastan con los cuadros del Salón en los que perdura la ambivalencia de los estereotipos asociados con los personajes negros.
Aunque estas representaciones sean cuantas huellas de las relaciones que podían existir entre artistas y modelos, también demuestran investigaciones plásticas que contribuyen a la elaboración de un nuevo universo estético.

Alrededor de Olympia

Alrededor de Olympia

Edouard Manet-Olympia
Edouard Manet
Olympia (détail), en 1863
Musée d'Orsay
1890
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Ver la noticia de la obra

Excepto algunas violentas caricaturas, la figura de la sirvienta negra ha pasado relativamente desapercibida en el escándalo provocado por la presentación de la Olympia de Manet en el Salón de 1865, porque los críticos se concentraron esencialmente en el tema del cuadro, considerado vulgar, y en la ausencia de idealización del desnudo femenino.
Esta "invisibilidad" de la mujer negra revela la parte convencional de la representación (actitud deferente, ramo de flores en la mano) que también forma parte de una larga tradición orientalista, que juega con los contrastes y la tensión erótica provocada por los acercamientos de los cuerpos negros y de los cuerpos blancos. Sin embargo, Manet realiza un desplazamiento radical, al elegir representar no una escena de aseo fantasmada, en una lejanía exótica, sino una escena de prostitución en el París contemporáneo. La presencia de una criada negra – que remite a un imaginario aristocrático y colonial - se puede leer como un indicador del alto estatuto social de la cortesana y viene a reforzar el poder subversivo del cuadro.

Paul Cézanne-Une moderne Olympia
Paul Cézanne
Une moderne Olympia (détail), entre 1873 et 1874
Musée d'Orsay
Collection Dr Gachet
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Ver la noticia de la obra

Admirador de Manet, Bazille opera una singular mezcla entre el París moderno y un Oriente lejano en El aseo que fue rechazado en el Salón de 1870. En su Moderna Olympia que presenta en la primera exposición impresionista, Cézanne muestra, por su parte, los entresijos del decorado del cuadro de Manet introduciendo la presencia del cliente y dando un papel activo y teatral a la sirvienta.

En el escenario

En el escenario

Félix Nadar-Maria l'Antillaise
Félix Nadar
Maria l'Antillaise, entre 1856 et 1859
Musée d'Orsay
Acquis par les Musées nationaux, 1981
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Ver la noticia de la obra

La presencia de personalidades negras en los entornos del espectáculo y del circo es notable a partir de comienzos del siglo XIX. Entre ellas, contamos con algunos artistas procedentes de Estados Unidos o del Caribe. Así es como Joseph, nativo de Santo Domingo fue encontrado por Géricault en una compañía de acróbatas en París, o que la música habanera Maria Martinez, el actor shakespeariano Ira Aldridge y el pianista virtuoso Blind Tom, ambos americanos, buscaron en Francia, y en otras partes de Europa, la posibilidad de hacer carrera.
Esta atracción ejercida por el escenario parisino, para los negros nacidos del otro lado del Atlántico, es importante a finales del siglo XIX, en particular en el ámbito circense. Carteles y artículos de prensa dan un testimonio de la celebridad de los americanos Delmonico, intrépido domador de fieras, y de Miss La La, acróbata aérea cuya potencia extraordinaria de los ejercicios de fuerza inspira a Degas un cuadro con un encuadre nada menos sorprendente. Es un registro diferente al del rendimiento físico sensacional que explora el payaso Rafael, originario de La Habana. Bajo el apodo de Chocolat (Chocolate), desempeña el papel de Augusto junto a Footit, payaso blanco y tiránico. El dúo inspira varias obras a Toulouse-Lautrec, pero también publicidad, juguetes, marionetas... Fue rodado por los hermanos Lumière, para la Exposición Universal de 1900.

La "Fuerza negra"

Jules Chéret-Delmonico, le dompteur noir. Fantaisies Oller, Music-hall
Jules Chéret
Delmonico, le dompteur noir. Fantaisies Oller, Music-hall, 1876
Paris, Bibliothèque nationale de France, bibliothèque du musée de l'Opéra
Copyright: www.bridgemanimages.com © Bibliothèque nationale de France, Paris

La "Fuerza negra"

La Primera Guerra Mundial moviliza numerosos soldados negros. A partir del otoño de 1914, los Tiradores senegaleses, cuerpo del ejército procedente de las tropas coloniales, participan al conflicto. Tras un periodo de adaptación, participan en varias grandes ofensivas, incluida la batalla de Verdún y del "Camino de las Damas" (Chemin des Dames).
Al contrario de Alemania, que les representa en combatientes caníbales empleados de forma desleal por el enemigo, Francia se aleja de la iconografía colonial del Salvaje y procura difundir una imagen de soldado leal y valiente, que da lugar al famoso personaje risueño de los anuncios de la publicidad de Banania, denunciada en la década de 1930 por los militantes de la Negritud.
A partir de la entrada en guerra de Estados Unidos en 1917, contingentes de soldados negros americanos integran las trincheras, aportando con ellos una nueva música, el jazz. En 1918, la famosa orquesta del regimiento de los "Harlem Hellfighters" dirigida por James Reese Europe electriza la muchedumbre. Esta nueva presencia de una comunidad negra transforma el París de la década de 1920, visto como un refugio cosmopolita para aquellos que huían la segregación racial.
El mundo del espectáculo se ve renovado por artistas procedentes de Estados Unidos o de las Antillas - la bailarina Joséphine Baker siendo la más famosa. Varios lugares, películas o revistas celebran las actuaciones de los artistas negros.

Voz y contra-voz del imperio colonial

Paul Cézanne-Etude d'après le modèle Scipion
Paul Cézanne
Etude d'après le modèle Scipion, 1866-1868
São Paulo, Museu de Arte de São Paulo Assis Chateaubriand
Don de Henry Spitzman-Jordan, Drault Ernanny de Mello e Silva, Pedro Luis Correa e Castro, et Rui de Almeida, président du Centro de Cafeicultores do Estado de São Paulo, 1952
João Musa © Photo João Musa / Joæ£o Musa tratada por Jorge Bas

Voz y contra-voz del imperio colonial

Mientras se celebra la conquista colonial a través de las exposiciones universales y los decorados de pueblos indígenas reconstituidos, la relación con "el modelo negro" se transforma sin embargo sensiblemente, con el cambio de siglo. Un imaginario de la lejanía se constituye a partir, en particular, del primer viaje de Gauguin a Martinica (1887) y de los bosques tropicales oníricos del Aduanero Rousseau.
Estas visiones idílicas de un paraíso perdido, asociadas con el descubrimiento por Derain, Picasso y Matisse de la estatuaria africana, a partir de los años 1906/07, dan lugar a una nueva estilización que replantea la mera relación con el modelo.
Picasso sustituye el rostro de una de las cinco figuras de sus Señoritas de Aviñón por una máscara Baulé, mientras Matisse pinta un Desnudo azul radical. Esta alteridad plástica adquiere, con la siguiente generación, una dimensión política. El movimiento Dada y Surrealista erige en modelo anti-occidental y anti-burgués una fantasía de África, la que entrega la obra estrafalaria y poética de Raymond Roussel, Impresiones de África o que se lleva a cabo a través de las interpretaciones como la lucha entre Arthur Cravan y el campeón de boxeo negro americano, Jack Johnson.

Felix Vallotton-Aïcha
Felix Vallotton
Aïcha, 1922
Hambourg, Hamburger Kunsthalle, prêt permanent de The Stiftung für die Hamburger Kunstsammlungen
© SHK / Hamburger Kunsthalle / bpk. Foto : Elke Walford

La Negritud en París

El París de la década de 1920 conoce una verdadera moda por el jazz y los artistas negros, cuyos cuerpos erotizados se encuentran en numerosas obras del Art Déco. Se realizan retratos de las fugaces musas de la bohemia parisina - Aïcha Goblet o Adrienne Fidelin.
En 1919, uno de los principales actores del Renacimiento de Harlem, W.E.B. du Bois, organiza la primera conferencia panafricana que plantea las primeras bases de una reivindicación de la autodeterminación de los negros.
A partir de la década de 1930, en plena hegemonía colonial y crecimiento de los peligros fascistas, la afirmación en París de la negritud se difunde con la creación en 1931 de la Revue du Monde noir y mediante los poetas Léon Gontran Damas, Aimé Césaire y Léopold Sédar Senghor que fundan en 1935 la revista L'Etudiant noir.
Michel Leiris y la revista Document de Bataille reivindican, por su parte, un enfoque etnográfico y sociológico de los objetos africanos ; los surrealistas se asocian al Partido Comunista para organizar una contra exposición, frente a la gigantesca exposición colonial de 1931.
Durante la travesía hacia Nueva York, huyendo del régimen de Vichy en 1941, André Breton, acompañado por los pintores Wilfredo Lam y André Masson, descubre, fascinado, en Fort-de-France, el poema de Césaire, Cuaderno de un regreso al país natal; escribe con Masson un doble homenaje sincrético, a la Martinica y al Aduanero Rousseau: Martinica, la encantadora de serpientes (1948).

Matisse en Harlem

Henri Matisse-Dame à la robe blanche (femme en blanc)
Henri Matisse
Dame à la robe blanche (femme en blanc), 1946
Des Moines, Des Moines Art Center
Don de M. John et Mme Elizabeth Bates Cowles, 1959
© Photo : Rich Sanders, Des Moines, IA. © Succession H. Matisse

Matisse en Harlem

Matisse emprende, en 1930, un largo viaje con destino a Tahití, pasando por Estados Unidos. Descubre por primera vez Nueva York, fascinado por los rascacielos, la luz y los "musicals" de Harlem. Descubre el barrio negro en pleno "renacimiento" cuando intelectuales como Du Bois o Alain Locke, músicos como Louis Amstrong o Billie Holiday, fotógrafos como James van der Zee, defienden una cultura negra moderna y urbana.
Nutrido por el jazz, gracias a los discos que su hijo, Pierre, galerista neoyorquino, le trae, Matisse acude a los clubes de Harlem, en particular al famoso Connie's Inn. Regresa a Francia habitado por la rítmica del jazz, mezclada con sensaciones coloridas y vegetales de Tahití.
Esta experiencia forma el crisol de sus últimas obras. Trabaja entonces, a partir de varios modelos mestizos: Elvire van Hyfte, belgo-congolesa, que personifica Asia en un muy bello cuadro de 1946, Carmen Lahens, haitiana, que posa para los dibujos de las Flores del mal de Baudelaire, evocación lejana de la amante del poeta, Jeanne Duval, o también Katherine Dunham, la fundadora de los Ballets Caraïbes al final de la década de 1940 y que inspira al pintor uno de sus últimos grandes papeles cortados, la Bailarina criolla (1951). Son figuras concisas y gráficas - porque el dibujo de Matisse se aparenta a la línea melódica improvisada del jazz.

Edouard Manet-Olympia
Edouard Manet
Olympia (détail), en 1863
Musée d'Orsay
1890
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Ver la noticia de la obra

« J’aime Olympia en Noire »

La Olympia de Manet, por su complejidad y su poder formal es un referente del arte moderno, inspirador y desconstruido según el antojo - desde las relecturas de Cézanne o la copia de Gauguin ya en 1891, pasando por las Odaliscas de Matisse, hasta las múltiples reinterpretaciones del Renacimiento de Harlem, del Pop Art y de la actualidad.
La copresencia de la figura blanca y de la figura negra, es el centro de las relecturas del cuadro. Los juegos formales de la dualidad cromática, del contraste entre la posición tumbada y la posición de pie, interrogan las identidades raciales, sociales y sexuales de ambas mujeres, las relaciones entre Occidente y África, y forjan verdaderos dispositivos plásticos para los futuros artistas.