Muestra

Soyer, una estirpe de esmaltadores parisinos

Alrededor de 1867-1914

Del 14 Julio al 22 Octubre 2023 -
Musée d'Orsay
Mapa e itinerario
Edgar Degas, Adrien-Aurélien Hébrard
Danse espagnole, entre 1921 et 1931
Musée d'Orsay
Achat avec la générosité des héritiers d'Edgar Degas et de la famille Hébrard, 1931
© RMN-Grand Palais (Musée d’Orsay) / Herve Lewandowski
Ver la noticia de la obra
La familia Soyer, especializada en el arte del esmalte pintado, destacó a lo largo de medio siglo en diversos estilos, desde el Neo-Renacimiento hasta el Art Nouveau. El fondo de dibujos preparatorios del Museo de Orsay ofrece una visión global del proceso creativo y del trabajo de esta estirpe de esmaltadores parisinos.

El esmalte pintado es una de las técnicas antiguas que los artistas volvieron a poner de actualidad en la segunda mitad del siglo XIX. Siguiendo los pasos de Claudius Popelin, que publicó L'émail des peintres en 1866, Paul Soyer, cincelador de formación, se especializó en la técnica del esmalte pintado «al estilo Limoges». En poco tiempo forjó una empresa que destacó en salones y exposiciones y que recibió, entre otros, una medalla de oro en la Exposición Universal de 1878.

Tras la de 1889, su hijo Théophile, formado en Bellas Artes, se hizo cargo del negocio familiar junto con su esposa Lucie Dejoux, también esmaltadora. Su hija, Jeanne, que desde muy joven se formó con sus padres, llegó a ser rápidamente «la mejor trabajadora de la casa».

 

La muestra presenta una selección de dibujos preparatorios, testimonio de la inventiva de la familia Soyer y de su capacidad para adaptarse a los gustos de su época. Hasta 1914, se mantuvieron fieles al historicismo al tiempo que desarrollaban una producción Art Nouveau inspirada en la naturaleza y las figuras femeninas. Estos dibujos también permiten observar el proceso de fabricación de objetos, desde la elección de los metales para la realización de las formas, hasta los colores para el esmaltado.

 

La casa Soyer, establecida en la rue Saint-Sauveur de París, era una empresa floreciente calificada, no sin ironía, por Lucien Falize como «fábrica de esmaltes». Un libro de existencias permite vislumbrar su intensa actividad, la gran diversidad de sus creaciones y la magnitud de sus redes de venta.

The exhibition is now over.

See the whole program

Obras de la exposición