Donación de un vitral de Burne-Jones por parte de la SAMO

Colecciones
Edward Burne-Jones pour Morris & Co, Enoch, panneau de vitrail pour décorer la chapelle du Cheadle Royal Hospital de Manchester.
Edward Burne-Jones pour Morris & Co
Enoch, panneau de vitrail pour décorer la chapelle du Cheadle Royal Hospital de Manchester.
© DR

 

La firma Morris & Co fue creada en 1861 por iniciativa de William Morris, fundador del movimiento Arts & Crafts en Inglaterra, vinculado a los pintores prerrafaelitas como Edward Burne-Jones.
Morris & Co trabaja regularmente en la decoración y el mobiliario de iglesias, como en el caso de la capilla del Cheadle Royal Hospital de Manchester, decorada entre 1906 y 1915. Los vitrales fueron diseñados a partir de dibujos más antiguos de Burne-Jones, realizados entre 1874 y 1876.

Según el libro del Génesis, Enoc era un patriarca bíblico que fue llevado al cielo por Dios para que estuviese a Su lado. La tradición cristiana considera que la ascensión a los cielos de Enoc, al igual que la de Elías, prefigura la de Cristo.
Enoc es citado en la Epístola a los hebreos: «Por la fe Enoc fue trasladado al cielo para que no viera muerte; y no fue hallado porque Dios lo traslado».
Se trata de una iconografía rara, que se explica aquí por la proximidad a la figura de Noé, supuesto abuelo de Enoc, y el sistema de correspondencias con las partes de la decoración que evocan el Nuevo Testamento. El mismo dibujo de Burne-Jones se utilizó para otros dos vitrales instalados por Morris & Co: el de la Catedral de Calcuta, y el de la Iglesia de San Martín en Sloane Street, Chelsea.

enoch
Edward Burne-Jones pour Morris & Co, Enoch, © DR, Enoc, panel de vitral para decorar la capilla del Cheadle Royal Hospital de Manchester.
© DR

La composición imaginada por Burne-Jones destaca la imponente silueta del patriarca, y propone una solución plástica a su ascenso al cielo.
En efecto, se pueden ver las manos de Enoc y del Altísimo unirse en el ángulo superior derecho; este gesto indica la cercanía de Enoc con Dios durante su vida terrenal, y la voluntad divina de sustraer a Enoc del mundo profano, para traerlo a Su lado.

El rostro y la morfología de Enoc corresponden a la afición de Burne-Jones por las figuras del Renacimiento italiano. La ejecución de su dibujo por parte del practicante George Titcomb evoca el estilo de los vitrales diseñados por Morris.
Se observa una búsqueda de profundidad de tonos (azules, rojos, verdes), que rivaliza con los artesanos en vidrio medievales, así como un deseo más contemporáneo de dejar que la luz penetre en el edificio a través de un fondo más claro. Este fondo está formado por rombos regulares y decorados con motivos florales pintados, que evocan la técnica millefiori y aportan una dimensión decorativa al vitral.

Este magnífico vitral ingresó al Museo de Orsay gracias a la generosidad de la SAMO , que desde hace cuarenta años promueve el enriquecimiento de nuestras colecciones.