Jean-Baptiste Carpeaux, Máscara de Anna Foucart

Colecciones
sculpture, Jean-Baptiste Carpeaux, Masque d'Anna Foucart, en 1860
Jean-Baptiste Carpeaux
Masque d'Anna Foucart, en 1860
Musée d'Orsay
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
See the notice of the artwork

 

 

Jean-Baptiste Carpeaux nació en 1827 en una familia modesta de Valenciennes. Se mudó con su familia a París en 1838, y tomó clases en la Petite École, una escuela real gratuita de dibujo, donde conoció a su futuro amigo Foucart. En 1844 aprueba el examen de ingreso en la Escuela Real de Bellas Artes.

En septiembre de 1854 obtuvo finalmente el Premio de Roma con Hector implorant les dieux en faveur de son fils Astyanax [Héctor implorando a los dioses en favor de su hijo Astianacte]. En 1856 llegó a Roma con un año de retraso, y se concentró en el Jeune pêcheur [Joven pescador], que fue muy elogiado. Rápidamente su imaginación se fijó en el grupo de Ugolin [Ugolino], que realiza en contra de los consejos de la academia.

 

En junio de 1860, Carpeaux deja Roma y regresa a Valenciennes, donde permaneció brevemente en el hogar de Foucart. Está particularmente apegado a Anna, la mayor de los cuatro hijos, que entonces tenía dieciséis años.
En esta acogedora casa, donde le habían acondicionado una habitación como taller, el escultor modela su retrato en alegres sesiones de pose: el busto, lleno de vida, es una de sus primeras obras maestras en este género del retrato.

, Carpeaux, Jean-Baptiste
Jean-Baptiste Carpeaux
Masque d'Anna Foucart, en 1860
Musée d'Orsay
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
See the notice of the artwork

El perfil conciso y trapezoidal, los ojos intensamente expresivos, las pupilas animadas, el iris profundamente hundido y la amplia sonrisa con dientes claramente visibles, son de un gran naturalismo. En efecto, el bello rostro sonriente de Anna Foucart influenciará, en mayor o menor medida, toda la obra del escultor, convirtiéndose, ligeramente modificado, en el de Flora para la decoración del Louvre.

 

Paul Foucart fue el primero en relatar, en 1879, la génesis accidental de una máscara de Flora/Anna Foucart: «Cuando se moldeó en arcilla el bajorrelieve de Flora para las Tullerías, yo estaba en el taller del Faubourg Saint-Honoré. Carpeaux me regaló esta máscara de la diosa, salida intacta del molde por casualidad; la horneé más tarde.» Este bello fragmento, de una intensa vivacidad y cuidadosamente aislado, refleja la calidad del arte de Carpeaux en su veta más espontánea.

 

La obra fue propiedad del general Wahl, quien murió en 1930. Su segunda esposa, Jeanne Sée, era hermana de Armand Sée, fallecido en 1913, abuelo paterno de Pierre Sée. Su donación al Museo de Orsay fue una iniciativa sumamente positiva: gracias a él y a su familia, una importante obra de Carpeaux ingresó en la rica colección del museo.