Jean-François Raffaëlli, «Portrait de Joris-Karl Huysmans» [Retrato de Joris-Karl Huysmans]

Colecciones
pastel, Jean-François Raffaëlli, Portrait de Joris-Karl Huysmans, entre 1893 et 1895
Jean-François Raffaëlli
Portrait de Joris-Karl Huysmans, entre 1893 et 1895
Musée d'Orsay
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
See the notice of the artwork

 

 

En este retrato refinado, incluso austero, el artista naturalista Jean-François Raffaëlli representa al novelista y crítico de arte Joris-Karl Huysmans (1848-1907), en su residencia de 11 rue de Sèvres. Destaca al autor recién convertido al catolicismo y defensor del arte religioso, como lo demuestra la importancia del crucifijo, único ornamento en este entorno despojado.
¿Podríamos considerar a la cortina como una puesta en escena claramente afirmada o como una alusión a la primera época del escritor, autor de la novela À Rebours [A contrapelo], cuyo héroe había elegido el naranja como el color decadente por excelencia?

 

El escritor posee obras de Raffaëlli, que presta para las exposiciones. Escribe elogiosas descripciones de su obra en L’Art moderne/. Para él, Raffaëlli es «un artista poderoso», con una pintura de «valiente», «sin adornos», en la tradición de los hermanos Le Nain. Con motivo de la exposición de los Independientes, en 1881, escribió: «La ejecución es, como siempre, incisiva y sobria, con un dibujo conciso, que destaca la silueta de los cuerpos, dando la impresión sentida casi sin ayuda del color. (…) Entre la multitud de exponentes de nuestro tiempo, Raffaëlli es uno de los pocos que permanecerán, y ocupará un lugar especial en el arte del siglo, como una especie de Millet parisino (…)».

 

, Raffaëlli, Jean-François
Jean-François Raffaëlli
Portrait de Joris-Karl Huysmans, entre 1893 et 1895
Musée d'Orsay
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
See the notice of the artwork

Huysmans y Raffaëlli pertenecen a los mismos círculos artísticos. Se reúnen en la casa de Edmond de Goncourt, en el boulevard Montmorency, para encuentros dominicales organizados en compañía de Bracquemond, Carrière, Chéret, Daudet, Gavarni, Mallarmé, Mirbeau y Zola, entre otros. En 1889, Raffaëlli realiza para Le Figaro un álbum sobre Los Tipos de París; entre sus amigos escritores que comentaban sus dibujos, eligió a Huysmans para escribir sobre «Los habitués de café».

 

Raffaëlli es ante todo un paisajista. Realizó algunos retratos, incluidos los de personalidades de su círculo íntimo. Conocemos tres de Huysmans: un retrato en acuarela reproducido en  L'Artiste de octubre de 1893, un retrato póstumo para el frontispicio de la edición de 1909 de  Las Hermanas Vatard de cuyas ilustraciones se encargó, y este retrato al pastel, cuya composición es muy similar a una fotografía de Dornac (1858-1941) de 1903.

 

Gracias a la generosidad de la Asociación de Amigos de los museos de Orsay y de la Orangerie, este retrato es el primer pastel de Raffaëlli en ingresar en las colecciones del Museo de Orsay. Dialoga con el retrato al pastel de Huysmans de Forain, que representa al escritor a los treinta años.