Musée d'Orsay: Pequeño repaso de las Exposiciones Universales de 1851 a 1900

Pequeño repaso de las Exposiciones Universales de 1851 a 1900

La promoción de los productos de la industria

Joseph PaxtonProyecto para la Exposición Universal de 1889, palacio del Champs de Mars© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Las exposiciones universales, que podrán ser "internacionales" a partir de 1928, son, en su origen, actos dedicados a la valorización de las industrias y de su producción, a la gloria del progreso.

La de Londres, en 1851, es la primera exposición de este tipo. Marca las mentes mediante la arquitectura que la alberga, el Crystal Palace, diseñado por Joseph Paxton. Se trata de una amplia nave de vidrio y de metal, que el arquitecto recupera en un proyecto para la exposición parisina de 1867.

Owen Jones
 1809 – 1874
 Projet d'un palais de cristal dans le parc de Saint-Cloud, vue intérieure [Proyecto de un palacio de cristal en el parque de Saint Cloud, vista interior]
 1860-1862
 Acuarela, realces de lápices de colores 
 Alt. 45,5; Anch. 120 cm.
 París, museo de Orsay, donación de la Sociedad de los Amigos del museo de Orsay, 1991
Owen JonesProyecto de un palacio de cristal en el parque de Saint Cloud, vista interior© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / DR
Owen Jones, quien participó en la construcción del Crystal Palace, también diseñó un proyecto, en 1860-61, de misma índole, para una exposición permanente de las artes de la industria en Saint-Cloud.

Las expos U en Francia

Max Berthelin
 1811-1872
 Exposition universelle de 1855. Palais de l'Industrie, coupe transversale. [Exposición universal de 1855. Palacio de la Industria, sección transversal]
 1854
 Tinta negra y acuarela
 Alt. 31,1; Anch. 67,3 cm.
 París, museo de Orsay
Max BerthelinExposición universal de 1855. Palacio de la Industria, sección transversal© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
Francia inicia una serie de exposiciones universales, a partir de 1855, cuya periodicidad de 11 años (1855, 1867, 1878, 1889 y 1900) se impone implícitamente. Esta periodicidad es indispensable para encuentros de semejante magnitud. La Exposición Universal de 1855 reúne, por primera vez, las industrias y las Bellas Artes.

El metal predomina, cada vez más, en los pabellones construidos con motivo de estos actos. Esto es lo que nos muestra el estudio de Max Berthelin para el Palacio de la Industria, que al final será construido por Viel y Barrault, a lo largo de los Campos Elíseos.

Una demostración política

Alfred VaudoyerExposición universal de 1878: fachada de los Estados de América Central y Meridional© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
El mensaje de estas exposiciones es ante todo de orden político. La glorificación de las naciones pasa por la edificación de edificios de estilos representativos del país, que exponen objetos producidos in situ, todo ello organizado y pagado por el país participante.
A veces sin embargo, los organizadores de la exposición deben hacerse cargo de la representación de algunas zonas geográficas. Como se dio el caso de la calle de las Naciones de la Exposición de 1878 y, en particular, para los pabellones de América Central y Meridional, diseñados por el arquitecto francés (o parisino) Léon Vaudoyer.

Actos conmemorativos

Gustave EiffelProyecto para la exposición de 1889© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
El pretexto de una exposición universal tiene que ver, en la mayoría de los casos, con una conmemoración: 1893, en Chicago en recuerdo de Cristóbal Colón; 1915, en San Francisco para celebrar la apertura del canal de Panamá. En Francia, el centenario de la Revolución Francesa fue el motivo de la exposición de 1889, simbolizada para siempre con la construcción de una torre de 300 metros por Gustave Eiffel.

Eugène Hénard y Edmond PaulinExposición Universal de 1900, Palacio de la Electricidad, castillo de agua y palacio de la Mecánica y de las Industrias Químicas.© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
El triunfo de la electricidad, en 1900, fue la ocasión de magnificar los pabellones de exposición, que, al llegar la noche, se volvían exactamente mágicos. El palacio de la electricidad de Edmond Paulin y Eugène Hénard, a la vez funcional y decorativo, resume en sí mismo el alcance emblemático de estas exposiciones.

¿Qué queda de ello?

Louis Pille (1868-1899)
 Exposition universelle de 1900, projet pour le Grand Palais [Exposición universal de 1900, proyecto para el  Grand Palais]
 1894
 Lápiz, mina de plomo, acuarela
 Alt. 37,5; Anch. 105 cm.
Louis Pille Exposición universal de 1900, proyecto para el Grand Palais© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
El equilibrio financiero de las exposiciones debe ser garantizado mediante la perennidad de algunos edificios. En París, el Grand y el Petit Palais (respectivamente de Thomas Deglane y Charles Girault) han sido conservados como recintos de exposición. Se encuentran diversos ejemplos en el extranjero, como el South Kensington museum de historia natural, en Londres (exposición de 1862).

Auguste PateyExposición Universal de Lyon© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais
Para recompensar a los expositores se otorgaban medallas y premios, que luego lucían los afortunados galardonados, en sus tiendas o en sus empresas.

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube