Musée d'Orsay: Restauración del Huérfano de Schenck

Restauración del Huérfano de Schenck

En 2017, el museo de Orsay continúa sus campañas de restauración en el seno de sus colecciones; privilegia obras que no habían encontrado su espacio en las salas, cuando se inauguró en 1986.
Estas restauraciones se realizan en el marco de su política de conservación preventiva de las obras, una de las misiones fundamentales del museo.

La operación pone de relieve pinturas procedentes de las corrientes academicista y simbolista, mientras que las restauraciones se realizan in situ en los espacios de exposición.
Los visitantes pueden de este modo seguir los trabajos de los restauradores de arte bajo la dirección de los conservadores del museo y de los expertos del Centre de recherche et de restauration des musées de France (C2RMF). El proceso de restauración asocia técnica artística e innovación tecnológica.

August Schenck, "El huérfano" (hacia 1885)


August SchenckEl huérfano© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Stéphane Maréchalle
Nacido danés (los ducados de Schleswig y de Holstein dependían entonces de Dinamarca), alumno de Léon Cogniet en la Escuela de Bellas Artes de París, August Schenck viajó en varias ocasiones a Inglaterra y Portugal, antes de venir a establecerse en Ecouen donde acabó su carrera.
Presente con frecuencia en el Salón a partir de 1857 (medalla en 1865), caballero de la Legión de honor en 1885, la carrera del artista sigue siendo bastante desconocida.

Sus temas favoritos forman parte de la pintura animalista: sobre un fondo de paisaje – muy a menudo nevado –, dispone caballos, perros o corderos en una composición comprimida. La cercanía con el tema fomenta la empatía frente a escenas provistas de una cierta sentimentalidad.
Así se presenta El huérfano, frágil cordero cuya madre acaba de morir a sus pies, mientras que una cohorte de cuervos contempla la escena con obstinación.

Se desprende de él un sentimiento de sorda opresión, un naturalismo al estilo de Rosa Bonheur, combinado con una chispa fantástica.
Conviene destacar que Schenck pintó una versión alternativa de esta obra, Ansiedad, en la que, esta vez, la oveja vela el cuerpo de un cordero muerto, siempre rodeada por cuervos malévolos.

Esta iniciativa se beneficia del apoyo del Crédit Agricole Ile de France Mecenazgo, Gran Mecenas del museo de Orsay.

Recinto acristalado realizado con el generoso apoyo de:

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube