Musée d'Orsay: Restauración del Remordimiento de Baader

Restauración del Remordimiento de Baader

Para celebrar su trigésimo aniversario, el museo de Orsay emprende la restauración de diversas obras de sus colecciones que no hallaron su espacio en las salas del museo cuando abrió, en 1986. Estas restauraciones se realizan en el marco de su política de conservación preventiva de las obras, una de las misiones fundamentales del museo.
Este es el caso, en particular, de algunos cuadros académicos de grandes y medianos formatos que el público podrá descubrir de nuevo durante su restauración, o cuando integren las salas renovadas, en 2018.

Restauración del "Remordimiento" (1875) de Louis Baader



Louis BaaderEl remordimiento (antes de la restauración)© RMN-Grand Palais (musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
Esta obra ilustra un episodio de la mitología griega que pone en escena Orestes, el hijo del rey Agamenón y de Clitemnestra. Unos años después del asesinato del rey por su esposa y su amante, Egisto, Orestes decide vengar a su padre, matando la pareja.
Los dioses, horrorizados por su matricidio, le envían las Erinias - divinidades persecutoras - para atormentarlo.

Este gran lienzo de tema mitológico fue mostrado en el Salón de 1875 y comprado al artista por el Estado, para el museo de Dôle.
Fue asignado al futuro museo de Orsay en 1981, en vistas de su apertura en 1986, pero los importantes deterioros sufridos a lo largo del tiempo no han permitido su presentación en las salas del museo.
La restauración del Remordimiento de Baader permitirá descubrir una de las obras emblemáticas del arte académico de la III República, jamás mostrada en París desde 1875.

Se desarrollará a la vista del público en dos fases, entre noviembre de 2015 y febrero de 2016, empezando por la restauración del soporte (chasis y lienzo) seguida por la capa pictórica..
Se han reparado las roturas del lienzo y retirado las deformaciones. El aligeramiento de los barnices oxidados e irregulares permite recuperar los colores y el brillo de origen del cuadro.

 

Las etapas de la restauración

El "remordimiento" durante la restauración

Los objetivos


La restauración del Remordimiento de Baader tiene dos objetivos principales:
- consolidar las partes sensibles
- devolver orden a la lectura de la obra (recuperar la profundidad de la paleta, eliminar los desórdenes superficiales, tratar las partes incompletas).

Se ha establecido un protocolo de restauración conforme a estas etapas precisas:
- limpieza general
- aligerar e igualar el barniz
- restauración estética






Estudio de la obra


Detalle del "Remordimiento" de Louis Baader© Alix Laveau
Antes de cualquier intervención, el equipo de restauración procede a un estudio de la obra, de los materiales utilizados y de la técnica del artista.
El soporte es un lienzo de lino, tensado encima de un chasis con fecha de la antigua restauración de 1981. La pintura es al óleo encima de una preparación blanca.

Baader pinta una primera capa fluida que carga con pintura más espesa según las figuras o los paisajes. Su pincelada puede ser enérgica y seguir las formas.
Esta materia nerviosa contrasta con partes en trasfondo, tratadas de forma plana, una técnica que marca el aspecto dramático de la escena.
Las variaciones de espesor crean brillanteces diferentes. La riqueza de la pintura clara de las carnaciones lo pone particularmente en evidencia.

Desgarro© Alix Laveau
Tras realizar su obra, el pintor aplica un barniz de forma rápida con un pincel ancho, preocupándose poco de los sobre espesores y goteados, como lo muestra la observación del lienzo con luz UV. En la actualidad, este barniz está alterado y amarillento.
El artista retoma posteriormente el drapeado rojo que cubre Egisto muerto. Estas últimas veladuras de rojo son particularmente sensibles y visibles con los Ultravioletas.
El azul de la figura central también es frágil. El barniz está micro fracturado y debilita la estructura del color.

El estudio del lienzo permite indicar que se observan los distintos deterioros sufridos a lo largo del tiempo. En la superficie, hallamos distintos desgarros, rasguños, roturas, salpicaduras, goteados o también huellas de secado con esponja.

Intervenciones en la obra


Antes y después del aligeramiento del barniz© Alix Laveau
Los restauradores también tratan el dorso del cuadro. Estas intervenciones en el soporte de la capa pictórica tienen por objetivo consolidar y poner en seguridad el lienzo, procediendo al:
- tratamiento de las deformaciones
- tratamiento de las antiguas restauraciones
- tratamiento de los desgarros y roturas

Antes de elegir la técnica de restauración a emplear para la capa pictórica, se realizan pruebas de limpieza y de aligeramiento de los barnices.
Los conservadores validan después el protocolo propuesto, la restauración de la cara visible del cuadro puede empezar.

Tras la limpieza general, aligerar e igualar el barniz, puede empezar la restauración estética.
Los desgarros se retocan de forma ilusionista, los demás daños, más pequeños, son puntualmente retocados con color.

 

Esta iniciativa se beneficia del apoyo del Crédit Agricole Ile de France Mecenazgo, Gran Mecenas del museo de Orsay.

Recinto acristalado realizado con el generoso apoyo de:

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube