Musée d'Orsay: Manet y el París moderno

Manet y el París moderno

ARCHIVO
2017

Edouard Manet 
 (1832-1883)
 Le fifre [El Pífano]
 1866 
 Óleo sobre lienzo
 Alt. 160; Anch. 97 cm.
 París, museo de Orsay, legado del conde Isaac de Camondo, 1911
Edouard ManetEl Pífano© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
Edouard Manet (1832-1883) es el iniciador y el precursor de una nueva pintura cuya modernidad se define tanto por su audacia técnica como por la elección de sus temas. Se refiere frecuentemente a modelos antiguos, a la pintura italiana y a la española en particular, que «reactualiza» de forma sutil y provocadora. Las obras que envía cada año a la exposición oficial de París - el Salón - son a menudo rechazadas por el jurado debido a su radicalidad. Con el apoyo de sus amigos artistas y literatos, Manet prosigue su singular trabajo, y revisita todos los géneros tradicionales de la pintura (retrato, paisaje, bodegón...). Observador atento y apasionado de París, su ciudad natal que se encuentra en ese momento en plena transformación, encarna al «pintor de la vida moderna», como lo denomina Charles Baudelaire. De esta forma revela la poesía y la «maravilla» contenidas en en el espacio urbano, los cafés, cafés-concerts, la Ópera, e incluso en el aura de elegantes y misteriosas mujeres. Su pincelada libre y virtuosa, su aplicación del color y su preferencia por los temas modernos lo convierten en uno de los artistas más admirados por los impresionistas, grupo con el cual se niega, a pesar de ello, a exponer conjuntamente.

Comisarios

Isolde Pludermacher, conservadora de pintura, museo de Orsay
Caroline Mathieu, conservadora general honoraria

8 marzo - 2 julio 2017

Milan, Palazzo Reale


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube