Musée d'Orsay: El canto del cisne. Pinturas académicas del museo de Orsay

El canto del cisne. Pinturas académicas del museo de Orsay

ARCHIVO
2015

pintura
William BouguereauLas Oreadas© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Tras varias décadas de menosprecio o de desinterés, los pintores llamados “pompiers” se beneficiaron de nuevo de investigaciones científicas a partir de los años 1970-1980 con, en particular, los trabajos pioneros de Bruno Foucart, Gerald Ackerman o también Robert Rosenblum. Más recientemente, exposiciones monográficas como aquellas dedicadas a Jean-Paul Laurens, Alexandre Cabanel, Jean-Léon Gérôme… así como importantes obras de investigación universitaria, han contribuido a renovar en profundidad la mirada enfocada hacia una vertiente desconocida del arte francés.

Al disponer de un espacio de exposición en el centro de Madrid, la fundación Mapfre ofrece al museo de Orsay la oportunidad de organizar por primera vez una exposición en torno a sus pinturas académicas, con el fin de proporcionar al público la posibilidad de apreciar, a la luz de los nuevos conocimientos, esta pintura durante mucho tiempo denigrada. A partir de los temas del desnudo, de la historia, del mito, del retrato, de la pintura religiosa y del paisaje narrativo, el recorrido evidencia la riqueza de los estilos, de las elecciones estéticas y de los temas, así como la evolución permanente de un arte reputado erróneamente estático, convencional y aburrido.

Se trata de medir también la permeabilidad de los artistas tradicionales a las tendencias realistas, orientalistas o simbolistas de su época. El diálogo puntual con algunas obras de Courbet, de Renoir o también de Puvis de Chavannes, permite considerar los intercambios mutuos entre los artistas fieles a las tradiciones y aquellos de la vanguardia, y matizar la visión demasiado antagónica que tenemos de ellos. Al reunir de forma temporal numerosos depósitos consentidos por el museo de Orsay a los museos regionales, la exposición brinda la oportunidad de volver a ver una colección habitualmente dispersada por el territorio francés. Formada principalmente por compras y encargos del Estado a los artistas de la segunda mitad del siglo XIX, esta colección también permite concienciarse del papel que desempeñaba entonces el museo del Luxemburgo, “galería nacional de los artistas vivos”.

Comisariado

Côme Fabre, conservador en el museo de Orsay

14 febrero - 3 mayo 2015

Madrid, Fundación Mapfre


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube