Musée d'Orsay: Ferdinand Hodler (1853-1918)

Ferdinand Hodler (1853-1918)

ARCHIVO
2007

1

2

3

4

5

6

7

8

Restituir la emoción

Ferdinand HodlerComunión con el infinito© Kunstmuseum Basel / photo Martin Bühler
Mientras tanto, en efecto, Hodler inventa un simbolismo original, ajeno a cualquier inspiración literaria y nutrido por la búsqueda de una armonía perdida del hombre en la naturaleza. La mujer se convierte en la heroína espiritual de una aspiración a la armonía, mientras que el niño, y posteriormente el adolescente —Hector, el hijo del pintor— simbolizan la inocencia y la fuerza de la vida.
Esta celebración de la energía vital, de la luz como fuente de verdad, le inspiran ambiciosos cuadros de figuras, precedidos por múltiples dibujos preparatorios. Estas composiciones que se responden, en el espíritu de las grandes temáticas y de los ciclos simbolistas, le otorgan un éxito europeo, en particular, con las Secesiones que se forman en Austria (Viena) y en Alemania (Munich, Berlín).


Ferdinand HodlerCanto de la lejanía© Kunstmuseum St Gallen
Hodler abandona gradualmente el realismo de los años 1880 en favor de un realismo de expresión y de color: la indumentaria se compone de drapeados intemporales que subrayan el movimiento, la gestualidad sostenida se inspira en la danza moderna y en las investigaciones sobre la expresión de la emoción, que guían su renovación junto a Isadora Duncan, Loie Füller o Rudolf Laban. Hodler inventa nuevas coreografías para traducir y restituir con fuerza la emoción, principio fundador del acto creativo, según él mismo.

1

2

3

4

5

6

7

8


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube