Musée d'Orsay: Ferdinand Hodler (1853-1918)

Ferdinand Hodler (1853-1918)

ARCHIVO
2007

1

2

3

4

5

6

7

8

Retratos y autorretratos

Ferdinand HodlerRetrato de Gertrud Müller© Kunstmuseum Solothurn
Los retratos y la pintura histórica siguen una misma evolución. De un género practicado a veces en el pasado por motivos alimenticios, el retrato se convierte para Hodler en un género idóneo para sus experimentaciones sobre el color y la expresión. Los modelos destacan sobre un fondo neutro sin decorados. El pintor borra aquí cualquier referencia al entorno cotidiano del modelo para centrarse en su fisonomía.

Las poses evocan aquellas de los protagonistas de los cuadros simbolistas coreografiados, sin comprometer la predilección del artista por una estricta frontalidad y por los enfoques de cerca y dinámicos. Retratista muy buscado a partir de 1900, Hodler llevó hasta el último extremo el ejercicio del género, representando la agonía y la muerte de su amada, Valentine Godé-Darel.

Ferdinand HodlerValentine en su lecho de muerta© Kunstmuseum Basel / photo Martin Bühler
Con una brutalidad documental al borde de lo insostenible, consigna el inexorable progreso de la enfermedad y del sufrimiento en cerca de cien dibujos y pinturas, que de vez en cuando serán mostradas y vendidas poco después por el artista. Paliativo al dolor y al duelo, esta serie excepcional y única en la historia del arte, pertenece también, según su opinión, a la más amplia reflexión que ha emprendido sobre la muerte que, de aparición fantasmagórica y pesadilla en La Noche, de destino común de la humanidad con Hartos de vivir y La Euritmia, se convierte con Valentine en la gran estilizadora, poniendo al desnudo la verdad del cuerpo y del rostro.

Ferdinand HodlerAutorretrato con rosas© Photo Museum zu Allerheiligen, Schaffhausen
Con un espíritu de búsqueda y de exploración comparable, pero menos radical, Hodler practicó durante toda su carrera el autorretrato, esbozando de este modo una autobiografía, mediante algunos centenares de cuadros y de dibujos. A partir de las primeras efigies de los años 1870-1880, centradas en la representación del artista en el que se está convirtiendo y en sus relaciones con el mundo del arte, el autorretrato evoluciona hacia una introspección sin concesión en la que el pintor expresa sus interrogantes, sus dudas, pero también la satisfacción que le procuran la celebridad y el reconocimiento.

1

2

3

4

5

6

7

8


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube