Musée d'Orsay: Ferdinand Hodler (1853-1918)

Ferdinand Hodler (1853-1918)

ARCHIVO
2007

1

2

3

4

5

6

7

8

Hodler y el paisaje

Ferdinand HodlerEl Eiger, el Mönch y la Jungfrau en el claro de luna© Institut suisse pour l'étude de l'art, Zurich
Los paisajes de Hodler expresan una misma proximidad con una naturaleza suiza virgen de cualquier presencia humana. El pintor recreó principalmente los paisajes de Suiza, atendiendo a múltiples motivos: montes célebres y temidos, como el Eiger, el Mönch y el Jungfrau, lagos como el de Thoune o de Ginebra, pero también árboles, rocas, desprendimientos, torrentes en los sotobosques y glaciares.

Literalmente enamorado de la "substancia de la naturaleza" desde su adolescencia, como él mismo confiesa, Hodler acude con frecuencia al modelo natural para estudiar los lugares, realizando posteriormente en el taller paisajes donde el respeto por los datos topográficos se combina con una voluntad de estilización formal que logran que sea uno de los mayores paisajistas de todos los tiempos.

Ferdinand HodlerEl lago de Thoune con reflejos© Institut suisse pour l'étude de l'art, Zurich
Para Hodler en efecto, la pintura de paisajes, de algún modo, posee una dimensión filosófica. Para revelar las leyes de la naturaleza y del mundo, el pintor tiene por misión abrirse a través de un sosegado y razonado estudio del área. Este orden, basado en el "paralelismo", la repetición y la simetría, se hace particularmente perceptible por determinados temas propicios, como los reflejos en el agua, que permiten desarrollar una doble simetría axial, horizontal y vertical.

Ferdinand HodlerEl lago de Ginebra al atardecer© Institut suisse pour l'étude de l'art, Zurich
Según Hodler, la pintura de paisaje debe "mostrarnos una naturaleza ampliada, simplificada, despojada de cualquier detalle insignificativo". El paisaje hodleriano se caracteriza por la eliminación de lo accesorio e irregular, la supresión de la perspectiva aérea y cromática, en beneficio de una recomposición monumental y decorativa que culmina con las últimas vistas del lago de Ginebra, prefigurativas de la abstracción.

Esta evidenciación de un orden natural no debe amordazar, sino todo lo contrario, exaltar la emoción manifestada ante el esplendor de la naturaleza que sigue siendo la fuente del acto creativo para Hodler. De este modo, la naturaleza también es un espejo para el artista y el reflejo de un sentimiento cósmico de fusión con el mundo, pero también de soledad.
Helmut FederleNothing inside© ADAGP, Paris © DR
Con el fin de entablar un diálogo entre la obra de Hodler y el arte actual, se ha invitado a Helmut Federle, artista profundamente inspirado por Hodler, para que presente en el recorrido de la exposición cuatro de sus obras en contrapunto con los paisajes alpestres de Hodler.


1

2

3

4

5

6

7

8


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube