Musée d'Orsay: François-Rupert Carabin (1862-1932) o la unidad del arte

François-Rupert Carabin (1862-1932) o la unidad del arte

Biblioteca
François-Rupert CarabinBiblioteca© DR - RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / DR
Carabin, el alsaciano, es un creador reconocido por los mejores observadores de su época. El crítico de arte Gustave Geffroy menciona sus obras en cada salón celebrando ese "retorno al arte nacional de la Edad Media". Además de volcarse hacia el pasado y la tradición, Carabin privilegia la madera para sus esculturas.


Empezó trabajando como artesano-obrero para un escultor de madera del faubourg Saint-Antoine y frecuentaba los cafés y cabarés de la colina Montmartre, sobre todo el Chat Noir, donde solía beber el ajenjo con sus compañeros Willette y Toulouse-Lautrec. El tándem Carabin-Lautrec salía luego en busca del universo de "mujeres venidas a menos" y de casas de citas durante los años 1890-1892.

Observador atento y apasionado del Montmartre popular, escandaloso y nocturno de fines del siglo XIX, Carabin eligió a todas sus modelos en este medio. La mujer está omnipresente en la estructura, en la arquitectura misma, de los muebles extravagantes de este artista.


"Audaz perversidad": es la expresión que viene a la mente cuando se echa un vistazo a su obra, de un realismo patente hasta en el mínimo detalle. Sin embargo, no podemos calificar de decorativa ni estética la imagen de la mujer que nos ofrece Carabin: mujeres atlantes, cortesanas, esfinges y sirenas, unas veces emblemáticas otras alegóricas. Inspirándose en el contexto de Montmartre, Carabin va más allá del realismo para integrarse en el arte sulfuroso y fantástico de la Europa de fines de siglo. La mujer se convierte en el monstruo diabólico por excelencia.


El mundo del escultor se revela como la expresión más sintomática de lo que fuera el arte de la decoración a fines del siglo XIX. Su regionalismo contrasta con la modernidad con que aprovecha las cualidades de los materiales usados: bronce (serie de seis estatuas de Loïe Fuller, 1896-1897), gres (Fontaine-lavabo, 1897-1898) y sobre todo, la madera que talla, baña en aceite de linaza y patina con el pulgar (Biblioteca del Dr. Henry Montandon, 1890, Museo de Orsay).


Esta exposición temática, que retomaba en parte la organizada por Nadine Lehni y Etienne Martin en el Musée d'art moderne de Estrasburgo (FR Carabin 1862-1932, enero-marzo de 1993), presentó un panorama completo de las técnicas empleadas por el artista, esculturas, objetos de arte, dibujos y fotografías.

Comisaria de la exposición

Anne Pingeot, conservadora general del Museo de Orsay, y Philippe Néagu, conservador del Museo de Orsay

19 abril - 11 julio 1993
Musée d'Orsay

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube