Musée d'Orsay: La obra de arte y su reproducción fotográfica

La obra de arte y su reproducción fotográfica

fotografía
Stephen ThompsonAriadna dormida (Vaticano, Roma)© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Desde el anuncio de la invención de Daguerre, la reproducción de obras de arte es considerada como un tema primordial de la fotografía. La precisión de la nueva técnica recibe elogios incluso de sus detractores. La fotografía permite, al parecer, una fidelidad total al original que no se puede conseguir con el grabado.


Pese a sus supuestas cualidades, persiste una serie de dificultades: la iluminación de las obras, la capacidad de reproducir un gran formato por completo y con homogeneidad y, sobre todo, el color, que la fotografía no logra reproducir hasta finales del siglo XIX. Sin embargo, numerosos artistas desean hacer fotografiar sus obras; Courbet lo intenta en 1853 de modo aislado, pero no queda muy satisfecho; Gérôme logra excelentes resultados, en colaboración con la empresa de Goupil, su suegro.


Las fotografías elegidas, del daguerrotipo al autocromo, muestran pinturas tanto como esculturas u obras arquitectónicas. Se evoca así el influjo decisivo de la reproducción fotográfica en la historia del gusto gracias a la difusión de las obras.


Comisariado


Dominique de Font-Réaulx, conservadora en el Museo de Orsay, y Joëlle Bolloch, encargada de estudios documentales en el Museo de Orsay

27 junio - 24 septiembre 2006
Musée d'Orsay

Galería de Fotografía


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube