Musée d'Orsay: Yan Pei-Ming, Un funeral en Shanghái

Yan Pei-Ming, Un funeral en Shanghái

Yan Pei-Ming© Photo Marie Clérin
Cuando llegó a Francia en 1980, Yan Pei-Ming, que entonces tenía veinte años, fue directamente a Ornans, la tierra de Gustave Courbet. Treinta y nueve años más tarde, convertido en uno de los pintores más reconocidos de nuestro tiempo, se inspira en Un entierro en Ornans, obra maestra del realismo, para crear Un entierro en Shanghái, un tríptico especialmente concebido para el Museo de Orsay con motivo de la celebración de los 200 años de Courbet.

Yan Pei-Ming rinde homenaje a Gustave Courbet creando una obra monumental que consta de tres pinturas: Un entierro en Shanghai. El lienzo central de este proyecto, pintado en la escala exacta de Un Entierro en Ornans (1849-1850), desplaza el entorno geográficamente localizado e íntimo de la obra de Courbet, para darle un nuevo significado. La escena ya no se encuentra en Ornans sino en Shanghái, el lugar donde fue enterrada la madre del artista.

Otros dos lienzos igualmente monumentales forman parte de la obra: uno combinando la historia íntima del artista y la monumentalidad del poder político a través de un retrato de su madre fallecida, una mujer común, como imagen de propaganda; y otro evocando el universo espiritual, con un paisaje budista idealizado, habitado por animales, que redefine el tipo de paisaje que Gustave Courbet había determinado.

Con este tríptico monumental, Yan Pei-Ming realiza una proeza de técnica pictórica, reinterpretando al mismo tiempo una de las obras maestras de las colecciones del Museo de Orsay.

Con el apoyo de los Amigos Norteamericanos del Museo de Orsay (AFMO)

1 octubre 2019 - 12 enero 2020
Musée d'Orsay

Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube