Musée d'Orsay: En el país de los monstruos. Léopold Chauveau (1870-1940)

En el país de los monstruos. Léopold Chauveau (1870-1940)

En el país de los monstruos, Léopold Chauveau (1870-1940)

Léopold ChauveauMonstruo (¿Autorretrato?)© Musée d'Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
La donación al Museo de Orsay de 526 dibujos y 48 esculturas por parte de su nieto, Marc Chauveau, permitió el estudio y el redescubrimiento de un artista fascinante y aún poco conocido. A pesar de sus numerosas exposiciones, Léopold Chauveau nunca alcanzó la fama, y secciones enteras de su obra han permanecido inéditas. Ahora, el Museo de Orsay le rinde un merecido homenaje.

Doctor en medicina, Chauveau inició su producción artística a los 35 años, sin contar con una formación específica. Recién a los 50 años abandona su oficio inicial, para dedicarse plenamente a su carrera de artista y escritor. Su producción es polifacética: esculturas, dibujos, ilustraciones e historias para niños, en particular novelas y cuentos.

La exposición permite sumergirse en su creación, vinculada a sus fuentes de inspiración y a sus contemporáneos: a pesar de su singularidad, su obra refleja su época, manteniendo su vigencia en la actualidad.

 

Los inicios artísticos del doctor Chauveau

Léopold ChauveauMarfu© Musée d'Orsay, dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Hijo de un reconocido investigador en el campo veterinario y médico, Léopold Chauveau nació en Lyon en 1870. Impulsado por su padre, estudia medicina en París. En 1897 contrae matrimonio y rápidamente comienza a ejercer su profesión, sin demasiado entusiasmo.

La familia se muda a Versalles en 1902. En su vecindad vive el pintor y escultor de la escuela Nabi, Georges Lacombe, con quien establece una profunda amistad. Durante su tiempo libre, Chauveau comienza a realizar esculturas en madera, probablemente por consejo de Lacombe. Abandona rápidamente la madera para dedicarse a materiales más maleables: la cera y el yeso. Hacia 1905, comienza a modelar sus primeros monstruos, que ahora constituyen la mayor parte de su producción tallada.

Seguramente debido al malestar y a la insatisfacción profesional de Léopold, la familia se muda a menudo antes de la Primera Guerra Mundial, instalándose en Argelia, Suiza y Saboya.

 

 

 

La Gran Guerra

Léopold ChauveauMonstruo© Musée d'Orsay / Patrice Schmidt
Movilizado el 3 de agosto de 1914, Chauveau se convierte en cirujano del ejército durante la Gran Guerra. Trabaja sucesivamente en un hospital en la región parisina, luego cerca del frente en ambulancias, esos servicios hospitalarios itinerantes que seguían los desplazamientos del ejército, posteriormente en un puesto de socorristas en el frente, y finalmente en el centro hospitalario de Souilly, al sur de Verdún.

A pesar de que la práctica de la medicina en tiempos de paz lo disgustaba, Chauveau prefiere su actividad como cirujano de guerra, a pesar de sus obvias dificultades: se siente más a gusto tratando jóvenes soldados con cuerpos sanos que curando enfermos civiles corrientes. En las postales enviadas a su familia, el "monstruo paterno" dibuja a compañeros que reflejan su estado mental: esto queda plasmado en la representación de "la alegre danza del monstruo que espera su permiso de salida".

Testigo de los horrores de la guerra, Chauveau atraviesa un período de duelo familiar luego de perder a dos hijos, a su esposa, a su padre y a su mejor amigo, Georges Lacombe. Evoca estos duelos en "La mort a passé", y relata sus años de guerra junto a los heridos en su libro Derrière la bataille, publicado en 1916.

 

 

Etimologías monstruosas

AnónimoJarrón zoomorfo: murciélago© Musée du quai Branly - Jacques Chirac, Dist. RMN-Grand Palais / Claude Germain
"Cuando era niño, ya me atraía lo monstruoso. Solo había visto las gárgolas de ciertas catedrales, algunos monstruos chinos y japoneses, y ya entonces me sentía identificado con ese universo".

Sabemos que Chauveau se apasiona tempranamente por las fantásticas esculturas de catedrales y monstruos del Extremo Oriente.

Incluso si él no las menciona, es posible identificar otras fuentes de inspiración, como el arte precolombino, los barrocos grabados del Renacimiento flamenco, e incluso las imágenes satíricas contemporáneas y el simbolismo.
Estas producciones forman parte, deliberadamente o no, de su universo visual, a pesar de que los monstruos de Chauveau forman un conjunto único por su cantidad, su diversidad y su carácter conmovedor e incluso entrañable.

 

 

 

Clásicos reinterpretados

Léopold ChauveauFábulas de la Fontaine / El ratón retirado del mundo© DR
Varios conjuntos de dibujos en tinta, acuarela y gouache de Chauveau ilustran los clásicos de la literatura: la Biblia (1920-1921), las Fábulas de La Fontaine (1921), y Le Roman de Renart , un conjunto de poemas de la Edad Media reescrito por él y modernizado en una versión llamada "Roman de Renard" (ediciones de 1928 y 1936).

Al ilustrar la Biblia , Chauveau pasa a formar parte de una larga tradición iconográfica, desde las iluminaciones y los vitrales medievales, hasta las ilustraciones de Gustave Doré y James Tissot, muy populares a finales del siglo XIX y principios del XX. También integra elementos del universo sintético y colorido de los Nabis, en particular el de Maurice Denis y Charles Filiger, admiradores de la simplicidad de los pintores italianos primitivos y de los iconos.

Las Fábulas ocupan un lugar central en su obra. En su texto autobiográfico "L'enfant qui rêve", confiesa: "Este libro de La Fontaine era el único que no abría por obligación cuando era estudiante". Como adulto, cultiva este amor por el autor, retiene y recita las fábulas para luchar contra la melancolía, y alienta a los niños a aprenderlas de memoria. No solo ilustra a más de 70, sino que también se inspira en su obra, tanto plástica como literaria, por su formato conciso e impactante, y de su poesía, combinándola a una filosofía que experimenta a diario.

 

 

 

Historias infantiles

Léopold ChauveauLa casa de los monstruos, n.° 57© DR
Hacia 1923, unos años después del fallecimiento de su hijo mayor Pierre, quien muere ahogado, y del joven Renaud después de una operación de apendicitis, Chauveau comienza a escribir cuentos para niños. Marcado por estos dramas, Chauveau no suaviza la dura realidad: sus héroes mueren y los ahogados son omnipresentes en sus dibujos para adultos.

Al igual que sus contemporáneos ganadores del Premio Nobel de literatura, Rudyard Kipling y Selma Lagerlöf, Chauveau también escribe historias para un público joven. Describiéndose a sí mismo como un "niño anciano" en su manuscrito autobiográfico "L'enfant qui rêve" desarrolla una gran complicidad con sus jóvenes lectores, dándoles la palabra con realismo y humor.

Léopold ChauveauLas maravillosas curas del Doctor Popotame / El mono envenenado n.° 34© Archives Georges Crès / IMEC
Sus historias infantiles son a menudo fábulas de animales. Se publican a partir de 1923, con ilustraciones de Pierre Bonnard. En 1929 Chauveau vuelve a publicar las historias, que ahora ilustra personalmente. Antes de ser apreciadas por la crítica, son celebradas por André Gide y su compañera, Maria Van Rysselberghe.

 

 

 

Período de entreguerras

Léopold ChauveauPaisaje monstruoso, n.° 52
Gracias a sus segundas nupcias con la enfermera Madeleine Lamy, quien le garantiza una estabilidad económica, Chauveau puede renunciar finalmente a la medicina para consagrarse a la escritura y a la ilustración en la década de 1920.
Su amigo de la infancia, el profesor y periodista Paul Desjardins, lo invita a sus reuniones literarias, llamadas "Décades de Pontigny".

De estos encuentros con los más grandes intelectuales europeos de su época nacen sinceras y duraderas amistades con André Gide, André Malraux y Roger Martin du Gard. Con Monsieur Lyonnet (1930) y Pauline Grospain (1932), Chauveau se convierte en uno de los protagonistas de la "novela populista", un nuevo género literario promovido por Martin du Gard.
En Pontigny también conoce los fundadores de la Nouvelle revue française, que luego se convertirá en la editorial Gallimard, quienes publicarán dos de sus novelas.

A pesar de cierto reconocimiento por su obra literaria y sus historias para niños, su producción gráfica y esculpida sigue siendo poco conocida. Chauveau abandona la escultura y se dedica a una colorida serie, llamada Paisajes monstruosos, que revelan un dominio extraordinario, para un artista autodidacta, de la aguada de gouache y de la acuarela.

 

Un artista comprometido

Léopold ChauveauHistoria del gran árbol que comía niños pequeños, n.° 7© DR
Antimilitarista, indignado por los extremismo y el ascenso del fascismo, Chauveau desarrolla una mirada aguda y distante de su época.
Afecto a las ideas comunistas, renuncia a formar parte del Partido Comunista francés a fin de preservar su libertad de acción.

Sin embargo, participa de los debates intelectuales de la época, firmando la respuesta al Manifiesto de intelectuales fascistas publicada en 1935, y denunciando el colonialismo.

A fines de la década de 1930, Chauveau, que sufría de problemas renales, cede al pesimismo a medida que sus fuerzas disminuyen.
Luego de la firma del pacto de no agresión germano-soviético en agosto de 1939, rompe finalmente con el comunismo. Cuando se declara la guerra, para luchar contra la preocupación y el aburrimiento, comienza a escribir su diario.

Dice que la inspiración lo ha abandonado, y que únicamente es capaz de escribir textos cortos titulados "Postales"; sin embargo, hasta sus últimos días, no dejó de dibujar paisajes monstruosos.

 

 

 

Afinidades electivas

Claude PontiMouha, ilustración original para la página 38© Image avec l'aimable autorisation de l'Ecole des loisirs
Chauveau pertenece a la familia de autores infantiles irreverentes, que no inculcan una moraleja ni suavizan la realidad, sino que operan a través del encanto de sus palabras y dibujos.
Con un estilo similar, Tomi Ungerer y Maurice Sendak han creado libros que se han convertido en clásicos de la literatura infantil.

Roland Topor es el único ilustrador conocido en haber declarado su admiración por Chauveau, prácticamente olvidado en su época: ambos artistas comparten el humor negro y un estilo dibujo realizado "al ritmo de los latidos de su corazón".

Claude PontiMouha, ilustración original para la página 39© Image avec l'aimable autorisation de l'Ecole des loisirs
A pesar de que la mayoría de ellos no conocía a Chauveau, los ilustradores contemporáneos expuestos poseen afinidades electivas con él.
Con su dibujo y sus elaborados colores, Claude Ponti crea un universo donde los seres monstruosos y el lenguaje se liberan de las convenciones, y Grégoire Solotareff se inspira de los cuentos tradicionales para crear un mundo de humor negro colmado de simpáticos monstruos.

Las imágenes de Anthony Browne comparten la precisión y la poesía de las obras de Chauveau. Las herramientas favoritas de Dorothée de Monfreid son la acuarela y el humor negro.
Bertrand Dezoteux, creador de películas animadas, descubre a Chauveau a través de Topor y Bosch, en su universo de seres indeterminados y en continua metamorfosis.

 

Los estudiantes de la Escuela de Imagen Gobelins... frente a Chauveau

Léopold ChauveauLe Bouffon Babriot, n°24/62
Con motivo de la exposición, el Museo de Orsay y la Escuela de Imagen Gobelins han establecido una colaboración educativa.
La clase de estudiantes de primer año de diseño gráfico en movimiento tuvo a cargo la realización de una película animada de un minuto basada en su interpretación de las esculturas de Chauveau, de la serie "Paisajes monstruosos" y de la historia de Bouffon Babriot. Las versiones sonorizadas de estas películas están disponibles en internet.

 

 

 

Cronología

 

Retrato de Léopold Chauveau
19 de febrero de 1870

Nacimiento de Léopold Chauveau en Lyon.

 

1894

Después de estudiar medicina para complacer a su padre, Léopold se convierte en médico a los 24 años y comienza a trabajar en un hospital de París.

 

1897

A los 27 años, contrae matrimonio con Renée.

 

1899

A los 29 años, nace Pierre, su primer hijo. Michel nace dos años más tarde, en 1901.

 

1902 - 1905

A partir de los 30 años, Léopold comienza a tallar sus primeros monstruos. Conoce a Georges Lacombe, pintor y escultor que se convierte en su amigo.

 

1906

Tiene 36 años cuando nace su tercer hijo, Renaud.

 

1910

A los 40 años, Léopold deja Samoëns en Alta Saboya para establecerse en Suiza, y comienza a dibujar con tinta sus primeros monstruos.

 

1912

A los 42 años, se convierte en padre por cuarta vez de un niño llamado Olivier.

 

1914

Leopold tiene 44 años cuando comienza la Primera Guerra Mundial. Parte al frente como médico cirujano.

 

1915 y 1918

Durante la guerra, Léopold pierde a su hijo mayor Pierre, a su esposa Renée y a su tercer hijo Renaud.

 

1921 - 1923

A los 50 años, Léopold decide dejar la medicina. Se muda a París para dedicarse al dibujo y a la escritura de cuentos infantiles.

 

1924 - 1939

A los 53 años contrae nuevas nupcias con la enfermera Madeleine. Viven en París en el distrito XIV. Hasta el final de su vida, Léopold dibuja varias series de paisajes monstruosos en acuarela y gouache, y continúa publicando libros para niños y adultos.

 

Léopold tiene casi 70 años cuando comienza la Segunda Guerra Mundial. Deja París para visitar a su amigo, el escritor Roger Martin du Gard, en el departamento de Orne. Muy debilitado, muere el 17 de junio de 1940.