Musée d'Orsay: Joris-Karl Huysmans, crítico de arte De Degas a Grünewald, bajo los ojos de Francesco Vezzoli

Joris-Karl Huysmans, crítico de arte De Degas a Grünewald, bajo los ojos de Francesco Vezzoli

1

2

3

4

Huysmans De Degas A Grünewald

pastel
Jean-Louis ForainJoris-Karl Huysmans© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
De Joris-Karl Huysmans (1848-1907), nuestra época lee sobre todo Contra natura y lo encasilla en ella. Publicado en 1884, este retrato tragicómico de un esteta que rompe con un presente desgraciado, y fracasa en vivir solo de sensaciones de arte, tan raras como inmortales, no puede resumirlo todo de su autor y de sus luchas. Sin desatender el novelista, aquí se trata sobre todo del cronista y crítico de arte.

Tras comienzos discretos, a finales del Segundo Imperio, le acapara cada vez más la actualidad artística, a partir de 1876. Ya sea con motivo del Salón Oficial y de la pintura académica, o de exposiciones de los "artistas independientes", de Bouguereau, Manet o de los impresionistas, manifiesta una virulencia y una lucidez que sorprenden o escandalizan sus contemporáneos.




Edouard Manet 
 (1832-1883)
 Stéphane Mallarmé
 1876
 Óleo sobre lienzo
 Alt. 27,5; Anch. 36 cm.
 París, museo de Orsay, adquirido mediante el apoyo de la Sociedad de los Amigos del Louvre y D. David Weill, 1928
Edouard ManetStéphane Mallarmé© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
Sin embargo, sus libros, de El arte moderno (1883) a Tres Primitivos (1905), pasando por Algunos (1889), no reflejan un pensamiento prescriptivo, con un único fin, sino más bien los matices de un hombre al margen de los partidismos. En 1886, Huysmans declara: "En el fondo, estoy tanto a favor del arte del sueño como del arte de la realidad; y si lancé Raffaelli en pintura, también hice lo mismo con su antípoda, Odilon Redon". Al maniqueísmo, prefiere los gozos complementarios, desconcertantes, incluso cuando la defensa del arte sacro lo acerca de la Iglesia.

El artista Francesco Vezzoli se ha asociado a los comisarios de esta exposición, y a su recorrido en tres grandes momentos, imaginando tres espacios definidos por un color, blanco, rojo y negro, en los que integra algunas de sus producciones, como respuestas personales al universo estético de Huysmans.

1

2

3

4


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube