Musée d'Orsay: Ver Italia y morir: fotografía y pintura en la Italia del siglo XIX

Ver Italia y morir: fotografía y pintura en la Italia del siglo XIX

1

2

3

4

Camille CorotPila de la fuente de la Academia Francesa en Roma© RMN-Grand Palais / Hervé Lewandowski
Tras la invención de la fotografía, en 1839, nuestra comprensión de la herencia cultural de Italia cambia radicalmente. La exposición Ver Italia y morir reconstituye la evolución de nuestro concepto del paisaje, de la arquitectura, del arte y de la población de Italia, transmitido hasta la fecha por las Bellas Artes tradicionales, es decir, la pintura, el dibujo, la escultura, pero también la imprenta.

Antes de la fotografía

En los años, 1820 Roma atrae una generación de pintores que obedecen a los principios de la pintura paisajística, tal y como la han regenerado, a finales del siglo XVIII, el francés Pierre Henri de Valenciennes o el británico Thomas Jones. Estos artistas aprecian la naturaleza por ella misma, sin la mediación de un pretexto literario, religioso o mitológico. Entre ellos, Camille Corot o Léon Cogniet regresan de sus deambulaciones con numerosos bocetos o cuadros de pequeño formato.

John Ruskin (con John Hobbes ?)Venecia, palazzo Ducale© Courtesy of K. and J. Jacobson, UK
Excursiones daguerrianas por Italia

El invento de Daguerre, desvelado al público en París en 1839, tuvo un impacto considerable tanto en Italia como en el resto de Europa. Los dibujos obtenidos gracias a la cámara oscura captaban sobre todo los contornos del paisaje de los que plasmaban fielmente las proporciones y la perspectiva, pero no permitían restituir el claroscuro. La capacidad del daguerreotipo de reproducir la naturaleza de manera "objetiva" sin la intervención creadora del artista, logra que sea una valiosa herramienta que combina eficiencia y precisión.

Preciado por los aficionados, también originó diversos proyectos editoriales. El óptico francés Noël-Marie Paymal Lerebours publica entre 1841 y 1843 Excursiones daguerrianas: las más notables vistas y monumentos del planeta ilustrado por aguatintas realizadas a partir de daguerreotipos. Algunas intervenciones manuales son sin embargo consideradas necesarias para "animar" las vistas, mediante personajes que el tiempo de pose no permite fijar en la placa daguerriana.

John Ruskin (con Frederick Crawley ?)Torre antigua en Arona© Courtesy of K. and J. Jacobson, UK
El italiano Ferdinando Artaria emprende, con Vistas de Italia a partir del Daguerreotipo un proyecto del mismo tipo, mientras que el británico Alexander John Ellis no llevará a cabo una intención semejante, para la que reunió más de ciento cincuenta placas, realizadas por él o adquiridas acerca de otros operadores. En cuanto a John Ruskin, reunió una importante colección de daguerreotipos y utilizó parte de entre ellos para su famoso libro Piedras de Venecia junto a sus propios dibujos y acuarelas.

1

2

3

4


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube