Musée d'Orsay: Joris-Karl Huysmans, crítico de arte De Degas a Grünewald, bajo los ojos de Francesco Vezzoli

Joris-Karl Huysmans, crítico de arte De Degas a Grünewald, bajo los ojos de Francesco Vezzoli

1

2

3

4

Es bueno decir cualquier verdad

Edgar Degas 
 (1834-1917)
 Dans un café, dit aussi L'absinthe [En un café, también llamado La absenta]
 1873
 Óleo sobre lienzo
 Alt. 92; Anch. 68,5 m.
 París, museo de Orsay, legado del conde Isaac de Camondo, 1911
Edgar DegasEn un café© RMN-Grand Palais (Musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
A partir de su primer artículo, en 1867, y hasta sus últimos escritos, Huysmans abarca el arte y los artistas como baluartes erigidos contra una sociedad que considera desprestigiada y degradante. Nacido y educado en la admiración de los viejos maestros holandeses, él mismo ha dado un testimonio del choque decisivo que fue el descubrimiento de Degas en la segunda exposición impresionista de 1876.

El artista de la conmoción se beneficiará de un estatuto particular en su crítica de arte, así como Manet, Caillebotte, Forain y Raffaelli. La lección de Baudelaire, que reivindicaba pintores "de la vida moderna", ha sido más que escuchada, se ha convertido en un credo.







Henri GervexRolla© RMN-Grand Palais / A. Danvers
Para el novelista naturalista que fue Huysmans, cercano de Zola, la pintura debe expresar la realidad de forma franca, expresiva, incluso mordaz. El arte "moderno" es desvelar la verdad. Al contrario, las obras de Cabanel y Gérôme, calificadas de "remilgos" o las de Bouguereau siguen estando sujetas a un arte considerado como dulzón, falso y nefasto.

Blanco.

Este espacio diseñado como un "white cube", característico del arte contemporáneo, proyecta la lucidez de Huysmans crítico de arte en nuestra época. Simboliza este momento en el que las obras adquieren un estatuto de obra maestra y el escritor el rango de profeta.

1

2

3

4


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube