Musée d'Orsay: Charles Gleyre (1806-1874). El romántico arrepentido

Charles Gleyre (1806-1874). El romántico arrepentido

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

En el taller: el dibujo antes que todo

Charles GleyreEstudio para Hércules y Ónfale© Nora Rupp, Musée cantonal des Beaux-Arts de Lausanne
Si bien el refinamiento del color es característico de Gleyre, el dibujo es la parte central de su arte. Las formas se delimitan con precisión, los volúmenes son delicadamente modelados, confiriendo a sus composiciones la claridad de los bajorrelieves antiguos. El artista prepara cada figura de sus cuadros con estudios de expresiones o gestos extremadamente detallados, que adquieren un carácter escultórico mediante un paciente trabajo de medios tonos en lápiz o sanguina.

Gleyre ensenará a sus alumnos, durante más de 25 años, esta ciencia de la composición y del dibujo. En 1843, bajo la influencia del éxito de La Noche en el Salón, remplaza al pintor Paul Delaroche como maestro de uno de los talleres de enseñanza más reputados de la capital.
Conocido por su espíritu abierto - enseña con la misma idoneidad la pintura histórica y la paisajista - y por sus opiniones democráticas, Gleyre, maestro humilde y atento, también es recordado por su generosidad: sus alumnos sólo debían participar en los gastos de alquiler y de los modelos.

A comienzos de los años 1860, cuando la salud del «patrón» se deteriora, el taller comienza a sufrir problemas económicos. Finalmente, el taller cierra en las vísperas de la guerra de 1870.
Más de quinientos jóvenes pintores - hombres y mujeres - disfrutaron de sus lecciones. Entre ellos hubo artistas destacados de todo tipo: neogriegos como Jean-Louis Hamon y Jean-Léon Gérôme, el norteamericano James Whistler o los futuros impresionistas Alfred Sisley, Frédéric Bazille y Auguste Renoir.

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube