Musée d'Orsay: Picasso. Azul y rosa

Picasso. Azul y rosa

1

2

3

4

5

6

Pablo PicassoLa muerte de Casagemas© RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris) / Mathieu Rabeau © Succession Picasso 2018
La muerte del amigo Casagemas
Carles Casagemas, hijo del cónsul norteamericano de Barcelona, se convierte en el verano de 1899 en íntimo amigo de Picasso. Comparte con él un taller en Barcelona antes de acompañarle a París en el otoño de 1900.
Su amor desdichado por una joven modelo le lleva a darse muerte el 17 de febrero de 1901 en un restaurante de Montmartre, tras haber disparado contra su amante sin alcanzarla. Picasso conoce la noticia cuando está en Madrid.

Varios meses después, de regreso en París, en el mismo taller en el que Casagemas pasó las últimas horas de su vida, el pintor se apropia de este acontecimiento trágico gracias a la pintura.
En verano, La Muerte de Casagemas, con su expresionismo fauvista y el espesor de la pasta, retoma como un post scriptum el estilo de su exposición en Vollard.

Los otros retratos del difunto ven cómo su paleta se tiñe del azul que Picasso introduce progresivamente en su pintura en otoño. Este color domina también el gran lienzo Evocación, última composición del ciclo, que retoma de forma paródica la división en dos registros de El entierro del conde de Orgaz del Greco, en un adiós teñido de ironía.

Pablo PicassoMujer y niño a la orilla del mar© www.bridgemanimages.com © Succession Picasso 2018
« La tristeza y el dolor »
En el otoño de 1901, Pablo Picasso acude a la prisión para mujeres de Saint-Lazare en París. Las detenidas son en su mayoría prostitutas, de cuales algunas están encerradas con sus hijos. Las mujeres que padecen enfermedades venéreas llevan en la cabeza un gorro como signo distintivo. Estas visitas son el punto de partida de una serie de lienzos sobre el tema de la maternidad durante los últimos meses del año.

De regreso a Barcelona a finales de enero de 1902, el artista continúa pintando figuras femeninas que forman tantas imágenes de la soledad y de la desdicha. El « periodo azul » hace eclosión, caracterizado por el uso dominante de ese color, los temas sentimentales y la búsqueda de una expresividad en la forma.
Los cuerpos femeninos, rígidos y solemnes, pesan bajo el peso de las curvas. Las maternidades son idealizadas y estilizadas. El gorro de las mujeres Saint-Lazare se transforma en capucha mientras que sus ropas se vuelven largas túnicas inspiradas de las pinturas del Greco.

Pablo PicassoRostro de mujer gritando© RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris) / Béatrice Hatala © Succession Picasso 2018
« Los azules del abismo »
Si el término de « periodo azul » evoca inmediatamente a la pintura, el arte de Picasso dista de limitarse a este medio. Cuadros, esculturas, dibujos y grabados proceden de las mismas búsquedas plásticas, de una misma búsqueda de expresión del dolor.

Entre la importante producción gráfica de 1902-1903, estas hojas, con pluma o lápiz, presentan a hombres y mujeres con cuerpos dolientes, enjutos, y muestran la maestría en una gran variedad de técnicas. Revelan la virtuosidad de un Picasso dibujante.
Los lienzos ofrecen múltiples variaciones de azules. Para Picasso, « era una necesidad interior pintar así », pero también se ha visto influenciado sin duda por su costumbre de trabajar de noche con una lámpara de petróleo.

En paralelo a sus representaciones trágicas de necesitados con los miembros deformados como en los cuadros del Greco, Picasso retrata a sus amigos barceloneses, posando sobre ellos una mirada benevolente y sarcástica alternativamente.

1

2

3

4

5

6


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Enviar a un amigo Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube