Musée d'Orsay: Léon Spilliaert (1881-1946). Luz y soledad

Léon Spilliaert (1881-1946). Luz y soledad

1

2

3

4

5

6

7

Espacios de Ostende, el vértigo del infinito

Léon SpilliaertPaisaje nocturno. Duna y mar embravecido© Bibliothèque royale
Ostende es una protagonista principal de las obras de Spilliaert. El artista extrae de su ciudad natal parte de su poder evocador y su dramaturgia. Sus largos y solitarios paseos a lo largo de la costa le inspiran sombríos paisajes marinos ejecutados en aguada de tinta, donde la alta línea del horizonte refuerza la inmensidad del mar y refleja su atormentado estado de ánimo.

Spilliaert también se interesaba en el contraste entre el mar y la ciudad, característico de Ostende. El sencillo pueblo de pescadores se había convertido en un balneario de moda. La arquitectura rectilínea de las construcciones iniciadas por el rey Leopoldo II (Kursaal, el dique o las Galerías Reales), consagra el advenimiento de la línea recta en la obra del artista, que simplifica al máximo la composición y la forma.

El motivo puramente geométrico, e incluso minimalista, refuerza la atmósfera general de soledad y angustia, reflejo de su existencia. Por la noche, las masas oscuras de los edificios que se diluyen en las pálidas luces de las farolas crean una sensación de pérdida de referencias, de vértigo del infinito.

1

2

3

4

5

6

7


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube