Musée d'Orsay: James Tissot (1836-1902), la ambigüedad moderna

James Tissot (1836-1902), la ambigüedad moderna

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Kathleen desaparecida, Kathleen reencontrada

James TissotLa soñadora© RMN-Grand Palais (musée d'Orsay) / Hervé Lewandowski
En 1876, Tissot, de 41 años, se reunió en Londres con Kathleen Newton, de 23 años, divorciada y madre de dos niños.
La mujer se muda rápidamente a su casa, convirtiéndose en la principal fuente de inspiración del artista, apareciendo en sus obras más emblemáticas de finales de la década.

Como una mariposa en un invernadero, Kathleen, la encarnación del ideal femenino del artista, se vuelve parte del estudio, la casa y el jardín. Se trata de una belleza juvenil y radiante, pero frágil, que pronto estará amenazada por la enfermedad y la muerte.
Sufriendo de tuberculosis, Kathleen se "consume" ante los ojos de su amante artista, que continúa utilizándola como modelo hasta su muerte, el 9 de noviembre de 1882. Tissot deja Inglaterra con rumbo a Francia pocos días después, el 15 de noviembre, instalándose en su mansión parisina.

Muy afectado por la desaparición de Kathleen, el pintor comienza a documentarse rápidamente sobre las experiencias de comunicación con los muertos y la corriente espiritista, en boga en Europa en ese momento.
Valiéndose del médium inglés Eglinton, Tissot cree haber entrado en contacto con Kathleen durante una sesión de espiritismo en Londres, el 20 de mayo de 1885.

Reproduce fielmente esta "aparición" en una pintura única en su género, La Aparición mediúmnica, a medio camino entre las figuras fantasmáticas del romanticismo y las fotografías espiritistas contemporáneas.

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10


Aumentar la fuente Disminuir la fuente Imprimir

Facebook
TwitterInstagramYouTube