Marlene y Spencer Hays

una pasión, una colección, una donación, excepcionales
© Musée d'Orsay / Sophie Crépy

Durante más de cuarenta años, Marlene y Spencer Hays reunieron una colección de arte excepcional que incluye cerca de 600 obras de la segunda mitad del siglo XIX y de comienzos del siglo XX. Esta fue reunida a lo largo de más de cincuenta años por la pareja de coleccionistas texanos, y ahora por Marlene Hays. Decidieron donarla al museo de Orsay.

Marlene y Spencer Hays

Marlene y Spencer Hays, crecieron ambos en familias modestas, lejos de los museos en Gainesville en Texas. Spencer Hays (14 de julio de 1936 – 1 de marzo de 2017), nació en Ardmore en Oklahoma y se tituló en comercio en la Texas Christian University en Fort Worth, Texas. Es el fundador de la sociedad Tom James, fabricante de ropa a medida, y dirigió la Southwestern Company, sociedad de venta de material educativo, así como de Athlon Sports Communications, editorial de revistas de deportes. Marlene Hays también estudió en Gainesville. Conoció a Spencer en el instituto. La pareja se casó el 2 de junio de 1956.

Fue en la década de 1970 que llegó a Marlene y Spencer Hays la pasión por el arte. Se interesan, en primer lugar, por la pintura americana de finales del siglo XIX y de comienzos del siglo XX. París les fascina y la pintura de la vida parisina a finales del siglo XIX por artistas como Bérard, Anquetin o Steinlen, se convierten en orientaciones de la colección. En la década de 1980, descubren la escuela de Pont-Aven y los Nabis, estos «profetas» del arte moderno. Los coleccionistas y algunos museos empiezan a devolver un lugar esencial a estas obras de Bonnard, Vuillard o también Sérusier o Ranson, pintadas a finales de la década de 1880 y a comienzos de aquella de 1890. Los Nabis seducen la pareja Hays por el «misterio de su pintura», que Marlene Hays resume en estos términos: «No se comprende el sentido de inmediato. Verdaderamente, se debe hacer un esfuerzo. Echar un vistazo no basta. Se deben estudiar. Y luego, está el color...». Los Hays adquirieron entonces obras relevantes de Vuillard, Bonnard, pero también Denis, Maillol, o Ranson, reuniendo una colección de primer orden. Por su parte, Spencer Hays confiesa una predilección por Vuillard, que «siempre pintaba el retrato de sus amigos».

Edouard Vuillard
Fillettes se promenant, vers 1891
Collection Marlene et Spencer Hays
© Photographie John Schweikert / John Schweikert
Pierre Bonnard
Le corsage à carreaux (détail), en 1892
Musée d'Orsay
© Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Ver la noticia de la obra
Citation
«Nos gusta la gente, siempre nos ha gustado la gente. Esto es lo que interesa los Nabis – los amigos, la familia, los intercambios diarios […]».
Personne citée
Spencer Hays

Después de la compra de un Pissarro, la colección integró obras impresionistas (Morisot, Caillebotte, Degas, Renoir) pero también artistas como Gauguin, Maillol, así como Boldini, Tissot, Pelez, llegando hasta comienzos del siglo XX con Derain, Matisse y Modigliani, cuyo retrato por Soutine fue pintado encima de una puerta en el apartamento del marchante Léopold Zborowski. Los criterios de elección de Marlene y Spencer Hays fueron de comprar solo obras que les gustaban a ambos y que querían conservar para siempre, por lo que en muy escasas ocasiones vendieron obras de su colección. Les gustaban los cuadros, pero también las esculturas y los dibujos que nos orientan hacia lo más íntimo de los artistas. Lo que cuenta para ellos, y la colección lo ilustra con la predominancia de los retratos y las composiciones de figuras, es la dimensión humana. Las obras y los artistas son para ellos amigos que, al invitar a la contemplación y a la conversación, nos conectan con la vida: «Nos gusta la gente, siempre nos ha gustado la gente. Esto es lo que interesa los Nabis – los amigos, la familia, los intercambios diarios […]».

Fernand Pelez
Grimaces et Misère : les saltimbanques, 1887-1888
© Droits réservés / DR

París- Nashville – Nueva York

© Patrice Schmidt

Para alojar estos tesoros, los Hays hicieron edificar una gran mansión, a partir del modelo de un palacete de la calle de Grenelle en París, el «hôtel de Noirmoutier», que amueblaron en el estilo del siglo XVIII. En su apartamento neoyorquino, decorado por Renzo Mongiardino (1916-1998), las obras de arte se armonizan con el valioso mobiliario, como un conjunto de sillas diseñadas por Paul Follot en la década de 1920.
Pinturas, esculturas, dibujos, libros raros, han invadido todas las estancias de sus residencias.

© Patrice Schmidt

La primera donación

En 2001, Guy Cogeval, especialista en Vuillard, se reunió con Marlene y Spencer Hays. Esta profunda amistad condujo inicialmente la pareja a prestar 187 obras al museo de Orsay para la exposición Una pasión francesa del 16 de abril al 18 de agosto de 2013.
Este mismo conjunto fue al final el objeto de una primera donación bajo reserva de usufructo al museo de Orsay en octubre de 2016, cuando Guy Cogeval pasó a ser el presidente. Este primer conjunto incluye 182 obras, entre ellas 69 obras Nabis: 23 Vuillard, 12 Bonnard, 4 Maurice Denis, así como lienzos y esculturas de Odilon Redon, Degas, Caillebotte, Corot, Maillol, Modigliani, Albert Marquet
La ceremonia de firma de la donación se celebró el 22 de octubre de 2016 en el Palacio del Elíseo en presencia del presidente de la República, François Hollande, que les entregó las insignias de comendadores de la Legión de honor.

 

 

Edgar Degas
Femme s'épongeant le dos, vers 1895
© Droits réservés / DR
Amadeo Modigliani
Portrait de Chaïm Soutine, 1917
© Droits réservés / DR

La segunda donación

Tras la donación excepcional realizada a Francia, en octubre de 2016, Marlene Hays concedió una segunda donación que completó la primera en beneficio del museo de Orsay cumpliendo así la voluntad de su esposo Spencer, fallecido en marzo de 2017 – con el mismo talante. Esta representa una nueva ampliación histórica de las colecciones públicas nacionales.

 

James Tissot
Les rivaux, 1878-1879
Donation Marlene Hays, 2019
© Musée d'Orsay / Patrice Schmidt

El 10 de julio de 2019, 106 nuevas obras (40 pinturas, 47 obras sobre papel y 19 esculturas) se integraron al primer conjunto, lo que representa de este modo un total en la donación de 288 piezas, llegando a ser una de las mayores liberalidades de la historia del museo de Orsay. En cuanto a los Nabis, incluye 10 pinturas de Bonnard, entre ellas Goûter au jardin [Merienda en el jardín] (hacia 1891) y Jeune fille au chien [La joven con perro] (1894), 9 de Vuillard, entre ellas À la divette, Cabourg [En la divette, Cabourg] (1911-1913), 3 de Maurice Denis, entre ellas Noli me Tangere (hacia 1891) y 2 de Vallotton, entre ellas La cuisinière [La cocinera] (1892), así como una escultura de Georges Lacombe, Le Lavoir des malheureux [El lavadero de los desafortunados] (1894). La donación se amplía con obras de Émile Bernard, Odilon Redon o Camille Claudel, pero también con obras de comienzos del siglo XX de Robert Delaunay con La femme au pain [La mujer con pan] (1905), Matisse con Portrait aux cheveux bouclés, pull marin [Retrato con cabello rizado, jersey de marinero] (1907) y La femme en jaune [La mujer de amarillo] (1923) y Modigliani con Jeune femme à la rose - Margherita [Joven mujer con rosa - Margherita] (1916), que afirman la apertura hacia el siglo XX y que permitirán reforzar el vínculo entre las colecciones del museo de Orsay y las del museo de la Orangerie.

 

Pierre Bonnard
Goûter au jardin, vers 1891
Donation Marlene Hays, 2019
© Musée d'Orsay / Patrice Schmidt
Amedeo Modigliani
Jeune femme à la rose (Margherita), 1916
Donation Marlene Hays, 2019
© Musée d'Orsay / Patrice Schmidt

Por fin, los 47 dibujos presentes en esta segunda fase de la donación nos introducen en el laboratorio de los artistas. Refuerzan todavía más la dimensión intimista de la colección. Algunos folios, como un excepcional estudio preparatorio de Manet para Le Balcon [El Balcón], o los bocetos de Bonnard, crean un vínculo directo con cuadros ya conservados en el museo de Orsay.

Como en la primera parte de la donación, estas 106 obras precisan un panorama sensible y personal, orientado hacia la representación de la figura humana. Se mostrarán en las salas dedicadas a esta colección, reflejo de una pasión por el arte francés de la segunda mitad del siglo XIX y de comienzos del siglo XX, y de una generosidad excepcional.

 

Félix Vallotton
Au marché, vers 1895
Donation Marlene Hays, 2019
© Musée d'Orsay / Patrice Schmidt