La Tour Eiffel - Peintre sur une corde à noeuds le long d'une poutre verticale, au-dessus d'un assemblage de poutres

Henri Rivière
La Tour Eiffel - Peintre sur une corde à noeuds le long d'une poutre verticale, au-dessus d'un assemblage de poutres
en 1889
épreuve argentique à partir d'un négatif verre
H. 12,0 ; L. 9,0 cm.
Don de Mme Bernard Granet et ses enfants et de Mlle Solange Granet, 1981
ADAGP, Paris 2021 © Musée d’Orsay, Dist. RMN-Grand Palais / Patrice Schmidt
Henri Rivière (1864 - 1951)
Artwork not currently exhibited in the museum

Esencialmente conocido por su obra grabada y dibujada, Henri Rivière ha practicado la fotografía a partir de mitades de los años 1880, sin duda hasta vísperas de la Primera Guerra mundial.
Poco antes de finalizar la torre Eiffel, realiza una serie de clichés tomados directamente desde el monumento. Sus imágenes son de un formato mucho inferior a aquellas de Louis-Emile Durandelle, otro fotógrafo de la obra. Además, si en Durandelle la presencia humana es poco visible, Rivière se dedica, con vistas en picado y en contrapicado, a mostrar a los obreros que evolucionan entre las estructuras metálicas.
Rivière trabaja en instantáneo, y no con la cámara de película flexible, puesta en el mercado por la firma Kodak, en 1888, sino utilizando un modelo de madera con fuelles, con chasis y placas, sin embargo ligero y fácil de transportar. Este material le autoriza una audaz configuración de la página. Ante su objetivo, los obreros se convierten en acróbatas, en ágiles ascensionistas, que se giran para posar. Pero tanto como los hombres que la pueblan, es la belleza del monumento, su arquitectura, las sorpresas espaciales y visuales que contempla, que inspiran al fotógrafo.